Museo Guggenheim
El Museo Guggenheim de Bilbao. EUROPA PRESS - Archivo

El 21 de septiembre llegará al Museo Guggenheim Bilbao la deseada gran exposición de las obras de la colección Thannhauser, una de las más completas del mundo del arte europeo realizado entre finales del XIX y principios del XX, que atesora en sus fondos propios la Fundación neoyorquina Solomon R. Guggenheim.

La exhibición, en exclusiva en Europa de la casi totalidad de las obras que componen esta colección, llegó a formar parte de las contrapartidas pedidas por las instituciones vascas propietarias del Museo Guggenheim Bilbao para proceder a la renovación del acuerdo de colaboración con la citada fundación neoyorquina llevado a cabo en 2014.

Ha habido que esperar cuatro años para que este anhelo de los gestores del Guggenheim Bilbao se cumpla y, finalmente, el 21 de septiembre se podrá abrir al público, con cerca de 50 obras de la colección del hombre de negocios y galerista alemán Justin Thannhauser guardadas por la Fundación Solomon R. Guggernheim desde 1965.

Aunque en 2001 el Guggenheim Bilbao ya acogió otra muestra de obras de esta colección formada por 40 piezas de los maestros europeos del impresionismo y postimpresionismo, en esta ocasión la selección de obras y artistas se extiende más allá de estos dos movimientos artísticos hasta el arte moderno europeo temprano.

Por ello, recoge obras que van desde el atormentado Van Gogh al inmortal Pablo Picasso, pasando por los grandes representantes del impresionismo y postimpresionismo, Cézanne, Degas, Édouard Manet, Gauguin y Georges Braque, uno de los iniciadores, junto al genio malagueño, del movimiento cubista.

La colección atesora más de 30 picassos, algunos de los cuales, como las obras maestras Le Moulin de la Galette (1900) y La mujer del pelo amarillo (1931), que se podrán ver en la sala dedicada exclusivamente al artista español.

Un arte liberado

Las obras de la Colección Thannhauser se centran en autores de la vanguardia que buscaron liberar el arte de los géneros y normas impuestas por el academicismo imperante a finales del siglo XIX, señala el Guggenheim en un comunicado.

Estos autores exploraron los efectos cambiantes de los fenómenos naturales y cómo representar el espectáculo de la ciudad en transformación a comienzos del siglo XX, empleando recursos estilísticos, como la pincelada suelta, y prácticas innovadoras, como la fragmentación del plano pictórico.

Además de pinturas, esculturas y obras sobre papel, la muestra incluye material de archivo, como libros de inventario de la galería de Thannhauser o fotografías históricas, con el fin de documentar el compromiso de esta familia con algunos de los mejores artistas de su tiempo.

La muestra permanecerá en Bilbao hasta el 24 de marzo de 2019 y estará patrocinada por la Fundación BBVA, uno de los grandes patronos del museo bilbaíno que este año ha patrocinado también la muestra Chagall. Los años decisivos, 1911-1919, que se puede visitar este verano en el centro expositivo de la capital vizcaína.