La espía rusa detenida en EE UU, vinculada con la Inteligencia del Kremlin

Maria Butina, acusada de trabajar en Estados Unidos a favor de los intereses del Kremlin.
Maria Butina, acusada de trabajar en Estados Unidos a favor de los intereses del Kremlin.
MARIA BUTINA / FACEBOOK

Maria Butina, supuesta espía rusa detenida el pasado domingo en Washington, estaba vinculada con la Inteligencia del Kremlin. Según el Departamento de Justicia, buscaba beneficiar al gobierno ruso mediante una red de contactos con la política estadounidense.

De acuerdo a documentos judiciales registrados este miércoles por el Gobierno estadounidense, durante su estancia en el país Maria (cuyo nombre es transcrito también como "Mariia") Butina mantuvo contacto con funcionarios de Moscú que serían miembros de la agencia de espionaje heredera de la KGB.

La presunta agente encubierta también tenía conexiones con la oligarquía rusa y había solicitado el visado de estudiante, por el que residía en Washington, como parte de una supuesta operación para influir en la política estadounidense.

Según EE UU, Butina quería abandonar Washington

Los nuevos datos revelados por el Departamento de Justicia con base en las pesquisas del FBI también recogieron el "riesgo extremo" de que Butina volara en las próximas fechas y abandonara Washington rumbo a otros estados o que simplemente tratara de huir de las autoridades.

En el momento de la detención, el FBI encontró cajas de mudanza en su vivienda, donde tenía un contrato de arrendamiento hasta el próximo 31 de julio, según el documento en el que el Gobierno expuso sus argumentos para que la acusada permanezca en prisión preventiva hasta que tenga lugar su juicio.

Estos hechos, concluye el documento, hicieron pensar a las autoridades que Butina pretendía abandonar el área de Washington.

Imputada durante la reunión entre Trump y Putin

La ciudadana rusa, que ya ha sido acusada formalmente y que comparecerá en una audiencia en la corte por primera vez este miércoles, habría protagonizado una supuesta operación para tratar de favorecer los intereses del Kremlin en EE.UU., primero desde territorio ruso y luego en el estadounidense.

Las conexiones de Butina, que trabajaba para un alto funcionario ruso, le llevaron a mantener encuentros con políticos estadounidenses y con la influyente Asociación Nacional del Rifle (NRA).

La imputación de la presunta espía se produjo en plena cumbre de Trump con su homólogo ruso, Vladimir Putin, este lunes, en la que el magnate realizó unas polémicas declaraciones en las que decía que no veía razón por la que fuera Rusia quien interfiriera en las elecciones presidenciales de 2016, algo que matizó este martes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento