Trump y Putin
El presidente estadounidense, Donald J. Trump (i), y su homólogo ruso, Vladimir Putin (d), ofrecen una rueda de prensa conjunta. EFE/ Mauri Ratilainen

"Rusia nunca ha interferido ni lo hará en los asuntos internos de EE UU, incluidas las elecciones". Así lo ha asegurado el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en la rueda de prensa que ha ofrecido junto a su homólogo estadounidense, Donald Trump, al término de la cumbre en Helsinki (Finlandia).

Ambos mandatarios han querido trasladar un mensaje de vuelta a la normalidad de las relaciones entre sus países. De hecho, Trump ha llegado a decir que esa relación "ha cambiado" gracias a la cita y que se han dado "los primeros pasos" dentro de un "largo proceso" para mejorar las relaciones bilaterales. "Nuestra relación nunca ha sido peor que ahora, pero eso ha cambiado en las últimas cuatro horas, realmente lo creo", añadió.

Trump ha insistido en que la investigación judicial sobre la trama rusa es "un desastre" para su país y lamentó que haya "mantenido separados" a Washington y Moscú. El presidente de EE UU ha aseverado que cree al ruso y que no ve "ningún motivo" para lo contrario.

"Me han dicho (las agencias de inteligencia) que creen que fue Rusia. Yo no veo ninguna razón (...) y el presidente Putin ha sido hoy extremadamente fuerte y poderoso en su negativa", se justificó ante las preguntas directas de los medios de comunicación. Para Putin, además, "la Guerra Fría terminó hace mucho tiempo. La época del antagonismo ideológico entre dos países ya es cosa del pasado. La situación en el mundo ha cambiado radicalmente", apostilló.

Los dos dirigentes se han reunido este lunes en el Palacio Presidencial  de la ciudad. Primero se han visto a solas —con los traductores— durante unas dos horas y después han asistido a un almuerzo de trabajo junto a ministros y asesores, entre ellos sus respectivos titulares Exteriores, Mike Pompeo y Serguéi Lavrov. En la cita han hablado sobre los conflictos en Siria y Ucrania, el desarme nuclear y la presunta injerencia electoral de Moscú.

"El mundo quiere que nos llevemos bien"

Putin llegó al Palacio Presidencial sobre las 13:35 horas (10:35 GMT), y subió las escalinatas acompañado del presidente finlandés, Sauli Niinistö. Trump, que había retrasado su trayecto, aparentemente para no llegar antes que Putin, llegó hacia las 13:57 (10:57 GMT), más de media hora después de la hora prevista.

Antes de encontrarse con su homólogo, Trump tuvo tiempo para avisar de que las relaciones con Rusia "nunca han estado peor". No obstante, nada más encontrarse con el presidente ruso ha dicho que "el mundo quiere" que ellos dos se lleven "bien".

"Creo que como países tenemos grandes oportunidades juntos. No nos hemos llevado muy bien durante los últimos años, yo no llevo tanto (en el poder) pero son casi dos años ya. Y creo que acabaremos teniendo una relación extraordinaria", pronosticó Trump, que subrayó su idea de que llevarse bien con Rusia "es algo bueno, no malo".

El mandatario estadounidense recordó que Putin y él lideran "las dos grandes potencias nucleares del mundo", y dijo que "eso no es algo bueno, sino malo". "Espero que podamos hacer algo al respecto, porque eso no es un factor positivo, es un factor negativo. Hablaremos de eso, entre otras cosas", afirmó.

"Tendremos conversaciones sobre todo tipo de cosas, desde el comercio hasta las Fuerzas Armadas hasta los misiles y lo nuclear, y sobre China, hablaremos un poco sobre China, sobre nuestro amigo común el presidente Xi (Jinping)", subrayó Trump, quien confió en que tanto él como Putin consigan "respuestas" a sus preguntas.

Por su parte, Putin evitó hablar sobre el estado de los lazos bilaterales o el futuro de la relación, y se mostró contento de poder reunirse con Trump "en el hospitalario suelo de Finlandia".  El jefe del Kremlin indicó que mantiene "contactos permanentes" con su homólogo estadounidense, y añadió: "Nosotros hemos hablado por teléfono y nos hemos reunido varias veces en el marco de diversos eventos internacionales".

Trump, al comienzo del almuerzo, afirmó: "Creo que ha sido un muy buen principio. Es un comienzo muy, muy bueno para todos". Y también quiso felicitar a Putin por la labor de Rusia como anfitriona del Mundial de fútbol que concluyó este domingo, y dijo: "He visto bastante de la competición, y he visto toda la final y la semifinal".

A esto, el presidente ruso contestó diciendo que le entrega, literalmente, "la pelota del arreglo en Siria". "En lo que se refiere a que la pelota de Siria está en nuestro tejado. Señor Presidente, usted acaba de decir que hemos organizado exitosamente el Mundial de fútbol. Así que quiero entregarle esta pelota", dijo.

"¡La caza de brujas amañada!"

Antes de la reunión, Trump publicó algunos tuits controvertidos. "¡Nuestra relación con Rusia nunca ha estado peor debido a muchos años de tonterías y estupideces de Estados Unidos (en clara referencia a la actuación de Barack Obama) y ahora, la caza de brujas amañada!", escribió en referencia a la investigación que dirige el fiscal especial Robert Mueller sobre los posibles lazos entre Moscú y la campaña electoral del ahora mandatario.

En otro tuit, Trump volvió a denunciar que su predecesor, "pensaba que la corrupta Hillary (Clinton) iba a ganar las elecciones, así que cuando el FBI le informó de la interferencia rusa, dijo que no podía ocurrir, que no era importante, y no hizo nada al respecto".

"Cuando gané se convirtió en un tema importante y comenzó la caza de brujas amañada liderada por Strzok", ha añadido, en referencia al que fuera director de Contrainteligencia del FBI, Peter Stork.

Por otro lado, Trump también ha asegurado que ha recibido "muchas llamadas" de líderes de países de la OTAN para "agradecerle" que les haya ayudado a que la Alianza Atlántica se centre en "sus obligaciones financieras", "tanto presentes como futuras". "Tuvimos una verdadera gran cumbre que fue cubierta de forma imprecisa por muchos de los medios. La OTAN es ahora fuerte y rica", ha concluido.