Cañizares
Santiago Cañizares  junto a su mujer. EP

Hace poco menos de cuatro meses, el pasado 23 de marzo, que el pequeño Santi Cañizares, de cinco años, e hijo del exportero Santiago Cañizares y su mujer, Mayte García, fallecía a causa de la grave enfermedad que le habían detectado tan solo unos meses antes. La noticia, publicada por el exfutbolista en Twitter, conmocionó al mundo del fútbol en particular.

"Mi hijo Santi ha fallecido. Creo que he de ser yo quien os lo cuente, en agradecimiento por todas las muestras de apoyo y cariño que he recibido de vosotros. Se ha marchado rodeado de paz, y habiendo comprendido su misión en estos cinco años que nos ha acompañado", publicaba Cañizares en la red social. Tras este mensaje, el exfutbolista había dado algunas declaraciones sobre la pérdida, pero su mujer no se había pronunciado hasta este martes, en una entrevista concedida al programa de TVE Amigas y Conocidas.

Mayte afirmaba en el talk show presentado por Inés Ballester que su "única misión" era que su hijo "fuera feliz cada día" ante el asombro de la presentadora por su entereza. "Fue mi maestro, un sabio", añadió García, quien también dijo que sus otras tres hijas (Sofía, Martina e India) que tiene con Cañizares  han sido quienes "han vivido lo peor" y que han aprendido a "valorar todo, lo importante".

"Con la fe ellas sienten que su hermano se va cerquita de Dios y entienden que esta en un lugar mágico. Ha sido una lección que les marcará toda su vida", afirmó. Mayte también afirmó que ella y su familia son "personas católicas, cristianas, creemos en Dios y tenemos mucha fe, nos ha ayudado muchísimo", y de ahí ha venido parte de su consuelo.

"Al final entiendes que vino con una misión, ayudarnos a ser mejores personas, a valorar cada instante de nuestra vida, el día a día, a tener más corazón, a tener menos disputas. A valorar todo. Yo creo que todo el mundo tiene una misión, un destino en esta vida; el de mi hijo fueron cinco años pero muy intensos", explicó la mujer del exfutbolista ante una Ballester muy emocionada.