Toni Balam y Carme Ruscalleda
Carme Ruscalleda y su marido. SANT PAU

La cocinera Carme Ruscalleda ha anunciado que a finales de octubre cerrará el restaurante Sant Pau, con tres estrellas Michelin y ubicado en Sant Pol de Mar (Barcelona), que servirá su última cena el sábado 27 de ese mes.

En un comunicado este viernes, la chef ha señalado que no se jubila, sino que busca "reinventar" sus compromisos profesionales y darle más recorrido y contenido a su departamento Cocina Estudio.

De cara al verano, Ruscalleda mantendrá una colaboración con el restaurante Odyssey de Joël Robuchon en el hotel Metropole de Monte-Carlo, con un pop-up durante los meses de julio y agosto para el servicio de cenas.

Ruscalleda y su marido, Toni Balam, abrieron el Sant Pau en julio de 1988 como continuación de la tienda de alimentación familiar, en 2004 crearon el Sant Pau de Tokyo y desde 2009 gestionan el restaurante Moments del hotel Mandarin Oriental de Barcelona, liderado por su hijo Raül Balam.

La cocinera ha señalado que los 30 años del Sant Pau son "una historia de éxito y vivencias extraordinarias" y ha agradecido el apoyo recibido a lo largo de todos estos años por sus clientes, la crítica y los medios de comunicación.

"Tras decidir cruzar la calle en 1988, desde la tienda al Sant Pau, hemos recorrido un camino excitante y estimulante, un viaje profesional con unas maletas cargadas de compromiso, trabajo, honestidad, creatividad, ingenio e ilusión. Sentimientos personales y profesionales que continúan acompañándonos", explican en su nota pública.

Ambos se muestran "felices al observar la creatividad de nuestro hijo Raül Balam", desde 2009 al frente del restaurante Moments, en el hotel Mandarin Oriental, y recuerdan que en 2017 ampliaron su compromiso con el establecimiento para asumir la totalidad de su servicio gastronómico.

De restaurante a bar

En una entrevista a principios de este año, Ruscalleda reconocía que "evidentemente este es un reto que nos cuesta; es duro y laborioso tirar adelante la gastronomía de un hotel con un servicio de 24 horas los 365 días del año".

Así, comparaba el trabajo en un restaurante con el de "una barquita de vela que sale a faenar y vuelve a puerto con los mismos pescadores" con "el transatlántico que supone un hotel que no para las 24 horas y que necesita tres equipos humanos que se van turnando cada 8 horas para completar el día".

Carme Ruscalleda y Toni Balam aseguran que no quieren "cortar el cordón umbilical que nos une a la cocina y a la gastronomía" y que prueba de ello es su colaboración este verano en el Restaurante Odyssey de Joël Robuchon, en el Hotel Metropole de Montecarlo, durante los meses de julio y agosto para el servicio de cenas.

El local donde se ubica actualmente el Sant Pau será traspasado a su hija Mercè Balam, que lo convertirá en un bar, aunque seguirán utilizando la parte de la cocina para seguir investigando en nuevas propuestas gastronómicas, en lo que denominan el departamento Cocina Estudio.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.