Los aranceles de Estados Unidos a China encienden la guerra comercial y el país asiático anuncia respuestas

  • Trump impone sanciones del 25% a importaciones chinas por valor de 34.000 millones.
  • China considera que estas acciones van "contra todo el mundo".
El presidente de EE UU, Donald Trump.
El presidente de EE UU, Donald Trump.
EFE

La tensión entre Estados Unidos y China no cesa. El Gobierno de Donald Trump impuso en la madrugada del jueves al viernes un aumento de los aranceles a la importación de productos chinos por valor de 34.000 millones de dólares, una decisión a la que las autoridades de China ya han anunciado que responderán con "contraataques necesarios".

La entrada en vigor de estos gravámenes supuso el inicio de la temida guerra comercial entre las dos potencias económicas, cuya relación comercial se ha tensado desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.

La primera oleada de aranceles de Washington destinados a 818 categorías de bienes importados de China  incluye mayoritariamente componentes de la cadena de suministro del sector industrial y tecnológico, pero también apunta a varios bienes de consumo, como bombillas de luz LED y cigarrillos electrónicos, entre otros.

La entrada en vigor de estas sanciones del 25% a importaciones chinas por valor de 34.000 millones este viernes forma parte de la primera fase de un castigo total de 50.000 millones, según anunció la Casa Blanca a mediados de junio.

Los otros 16.000 millones entrarán en vigor en las próximas dos semanas, según anunció este jueves el propio Trump, que también avisó de que EE UU responderá con otros 200.000 millones si China decide contraatacar y después con otros 300.000.

Los analistas de Bloomberg han calculado que, con estas medidas, el producto interior bruto de China para 2019, que está previsto que crezca un 6,5% este año, podría sufrir una desaceleración de dos décimas.

Pekín "no va a disparar la primera bala"

Pekín, por su parte, ha reiterado en varias ocasiones que no está a favor de iniciar una guerra comercial contra Estados Unidos, pero anunció que emprenderá "los contraataques necesarios" como respuesta al hecho por Estados Unidos, si bien no detalló cuándo ni cómo.

Sin ir más lejos, el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Gao Feng, había dicho este jueves en rueda de prensa que Pekín "no va a disparar la primera bala" y que no aplicaría medidas arancelarias antes de que lo hiciera EE UU.

"Las medidas de EE UU están esencialmente atacando las cadenas de suministro y de valor globales. Están abriendo fuego contra todo el mundo, incluido contra ellos mismos", sentenció Feng.

La respuesta anunciada por China ante el castigo estadounidense engloba sanciones a 545 productos estadounidenses, entre los que destacan la carne de cerdo, el trigo, productos lácteos, el arroz y la soja, dos alimentos clave en esta cultura asiática.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento