Liberan a Patricia Aguilar en la selva peruana
Imagen sin fechar de la joven ilicitana Patricia Aguilar con un bebé en brazos en la zona habitada de Alto Celendín, de la ciudad de Chanchamayo (Junín), en la selva central peruana. Milton Cahuana/ EFE

El rastro de Patricia Aguilar se perdió el pasado 7 de enero de 2017, cuando dejó su casa de Elche nada más cumplir los 18 años con la recaudación del negocio familiar y el pretexto de una fiesta con amigos. A partir de ahí, la voluntad inquebrantable de una familia ha ido cercando al responsable de la desaparición de la joven (captada por una secta) hasta lograr reconstruir el infierno vivido por Patricia a manos de Gnosis y su gurú: Félix Steven Manrique, ya detenido.

Viaje a escondidas a Murcia: Ahí se fraguó la huida de la joven, a la que captaron con poco más de 16 años y durante dos urdieron su rapto y lavaron su cerebro. En esta provincia hay varias sedes del Instituto Gnóstico de Antropología (I.G.A), responsables de su captación. Su encargado negó entonces a este diario conocer a la joven cuando 20minutos contactó con ellos.

Robo y viaje en solitario: Patricia se compró un billete para viajar a Lima, y lo hizo con el dinero del negocio familiar. La secta no solo no le pagó el billete sino que se apropió, de entrada, de los 6.000 euros que la joven se llevó el día de su huida. A los suyos, un escueto mensaje de wasap: "Estaré bien. Os hablo en horas". Nunca más han vuelto a verla. Saben que viajó a Madrid y desde ahí cogió un vuelo con destino a Lima, sede del entramado de Gnosis.

Arrastrada por aeropuertos: Tras activarse la búsqueda internacional, el comandante de un vuelo la identifica en el aeropuerto de Chile en compañía de un hombre. Se confirma que ambos han intentado entrar antes en México, donde se les deniega la entrada, pero no se detiene al gurú. La joven ha hecho un periplo por diferentes países de América Latina.

Drogada: Es un dato fundamental para seguir buscando a la joven, a pesar de que se trata de una persona mayor de edad. Los pasajeros de uno de los vuelos donde fue vista explican que viaja en "mal estado y va drogada". Esto reafirma a la Policía en la idea de que se trata de una marcha involuntaria fruto de una captación sectaria.

Recluida en una casa limeña: La familia de Patricia sigue rastreando al líder sectario y a su entorno hasta que descubren dónde se aloja la joven. Está en la capital de Perú, en una residencia que comparte con otras mujeres jóvenes y un buen número de niños. Es una de las casas de la secta.

Presionada: El cerco de la familia lleva a Patricia a personarse en la sede diplomática española. Dice que está bien y pide a los suyos "que dejen de buscarla". Fuentes conocedoras de la investigación explican que Patricia contó toda comunicación con su familia (alguna vez les pedía por wasap que dejaran de buscar y pedía dinero), el entorno sectario se siente presionado. 

Se esfuman de la casa: La casa de Lima, referente de la secta, aparece vacía un día de la noche a la mañana. El gurú y sus 'esposas' desaparecen por arte de magia. La familia de Patricia no cae en el desaliento, a pesar de que se pierde completamente la pista de la joven. Vuelven a estar sin nada.

El desenlace...

Su padre, en Perú: Alberto Aguilar viajó a primeros de junio a Perúa para dar un empujón a la investigación y búsqueda de su hija. Desde allí ha denunciado la escasez de medios de las autoridades para poder entrar en la zona selvática en la que se sospechaba podía estar escondido el líder y su harén.

Entre narcos y traficantes de personas: Patricia Aguilar ha sido liberada este miércoles, aunque la noticia se ha conocido este jueves a través de la familia y SOSdesaparecidos. Estaba sola en la selva peruana, en una casa con su bebé y los hijos de otras esposas del gurú, en medio de un territorio que controlan las mafias del narcotráfico y la trata de personas.

Con un bebé: Cuando la Policía peruana localizó a la joven española, que ahora tiene algo más de 19 años, descubrieron que tiene un bebé. Calculan que el recién nacido tiene unos dos meses y habría nacido en mayo. 

Sin papeles ni permiso de residencia: La situación legal de Patricia es complicada. Por eso su familia quiere pedir a través de 20minutos toda la ayuda posible al Gobierno español. Patricia no tienes papeles para estar legalmente en el país ni permiso de residencia. Además, es madre de un bebé peruano sin registrar, lo que complica la salida de ambos del país, para lo que necesitan la colaboración de las autoridades.

Comida racionada: Lo que más preocupa ahora es el estado de salud de la joven ilicitana y su bebé. Según algunas fuentes, las otras mujeres rescatadas (una de ellas embarazada) presentaban señales de haber sido golpeadas. Según el equipo jurídico de SOSdesaparecidos, solo recibían "una olla de comida a la semana" y previsiblemente nadie ha controlado sus embarazos ni hecho seguimiento posparto.

El reencuentro: Alberto Aguilar permanece en Perú a la espera de reencontrase con su hija y saber si la joven quiere regresar a España con los suyos o permanecer en suelo peruano. En un estado emocional tan delicado, a esta hora nadie puede precisar cuáles serán los pasos inmediatos a emprender. Solo que el amor inmenso de una familia ha logrado rescatar del infierno a una joven que ahora tiene vía libre para volver a casa.

Consulta aquí más noticias de Alicante.