Pedro Sánchez
 El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una de sus réplicas en el Congreso. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defenderá en el Consejo Europeo de esta semana que la UE se corresponsabilice en la recepción de migrantes, lleguen al puerto que lleguen, pero sin cerrar la puerta a la idea que crear "plataformas de desembarco" en países de tránsito que retendrían a los emigrantes antes de que lleguen a Europa.

Sánchez explicó que está a la espera de conocer la propuesta que hará el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, para crear unas "plataformas regionales de desembarco" fuera de la UE, donde se clasificaría a los inmigrantes por motivos económicos y se evaluaría si tienen derecho de asilo para decidir entonces si se les permite entrar o no en territorio de la UE

"Nos parece que puede ser una buena opción, pero hay que ver el detalle, cuáles son los principios que van a regir, si se van a respetar los convenios que tenemos firmados sobre derechos humanos, pero lo cierto es que tenemos que regular la inmigración", ha dicho el presidente.

Sánchez ha mostrado más seguridad al ponerse a favor de la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, sobre los "puertos seguros", centros de acogida en territorio Europeo, que obligaría a países como Italia o Malta a no cerrar sus fronteras y serían "lugares donde dar una respuesta europea".

La posibilidad de que España vote en la UE a favor de estas "plataformas de desembarco" ha sido una de las pregunta más frecuentes que ha escuchado Sánchez este martes de los grupos parlamentarios en el debate previo sobre la posición española en el Congreso Europeo de esta semana, en el que la gestión de los flujos migratorios será uno de los puntos más importantes.

El presidente del Gobierno ha anunciado que la propuesta de la Comisión Europea para el presupuesto de la UE para 2021-2027 que se empezará a negociar este año prevé más dinero para España por gestión de inmigración y ha considerado necesario diferenciar la política de asilo de la gestión de los flujos migratorios.

Para el portavoz de ERC, Joan Tardá, las plataformas de desembarco son tanto como "externalizar los campos de concentración". Para el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se trata de "subcontratar el control de fronteras inaceptable para los demócratas" y en su lugar ha propuesto "cerrar los CIES, pone fin a las deportaciones en caliente y cumplir el cupo de refugiados que se pactó en 2016".

"España tiene que ser un referente en Europa que diga no al modelo fascista de Trump y Salvini", ha dicho el secretario general de Podemos.

En el otro lado, para el portavoz del PNV, Aitor Esteban, las plataformas "pueden ser positivas" porque "dan seguridad" a los propios migrantes y evitan la acción de las mafias, puesto que ya no tendrán utilidad en pasarlos hasta la frontera europea.

También, sin nombrarlas abiertamente, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha mostrado a favor de políticas migratorias como la que aplican países como Canadá y Australia. Además de cuotas permanentes de inmigrantes, este segundo país también retiene a los inmigrantes en centros de fuera de su territorio. En2006, la ONU condenó la política migratoria australiana por crear "islas prisión" en Manus y Narau donde cientos de inmigrantes detenidos eran realojados.

Alas a los Salvini

El debate del Congreso previo al Consejo Europeo se ha convertido en un debate sobre la política migratoria que debería tener España, con alusiones a cuotas de inmigrantes, con diferentes visiones de qué debe prevalecer, si la solidaridad o la "responsabilidad", advertencias a que una mala gestión de la inmigración da alas Gobiernos como el de Matteo Salvini en Italia.

Sánchez ha explicado que esta semana defenderá en Bruselas la solidaridad con los migrantes y entre los estados miembros para gestionar su llegada y "empatía para entender que los desafíos migratorios no afectan en exclusiva a los países de entrada".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, le ha replicado que "cualquiera que tenga corazón está a favor de dar asilo y refugio a quienes huyen de una guerra", pero "hoy venimos a debatir sobre la responsabilidad", sin la cual, ha dicho, "podemos acabar como mucho países con populismo en los Gobiernos".

Aquarius y el buenismo

Han sido constantes las referencias también, a favor y en contra, al recibimiento en el puerto de Valencia de 620 inmigrantes que cruzaban el Mediterráneo a bordo del Aquarius, según Sánchez, una "decisión excepcional tomada por solidaridad y por la más elemental humanidad para atender a 630 seres humanos".

PP y Ciudadanos han descartado criticar el rescate de estos inmigrantes, porque para estos dos partidos también es evidente que la asistencia humanitaria de estas 620 personas estaba fuera de toda duda. Pero sí han criticado por ello a Sánchez.

Rivera, le ha acusado de hacer "buenismo" y le ha advertido de que "los gestos puede ser el aumento del populismo", que para él es igual Salvini en Italia y que el PDeCAT en España.

Por su parte, el portavoz del PP, Rafael Hernando, ha recordado que no habrá escuchado "ni un reproche de mi grupo, ni uno" a la llegada del Aquarius. Otra cosa, ha añadido, es que "usted nos ponga la llegada de un barco como una especie de regalo", mientras las fuerzas y cuerpos de seguridad frenaban en la frontera sur "al equivalente de cuatro Aquarius que llegaban en pateras".

"Usted ha señalado el camino a las mafias", ha espetado Hernándo a Sánchez en una intervención en la que ha criticado mucho al presidente del Gobierno y sus supuestos pactos para llegar a La Moncloa pero en la que el portavoz de un partido inmerso en unas duras primarias no ha sido capaz de fijar una posición del PP sobre inmigración.

"Me niego a creer que Aquarius sea un gesto de marketing", ha respondido Sánchez que lo ha defendido como una llamada a la solidaridad "al conjunto de la UE". Para despejar dudas, ha añadido, "lo mejor que podemos hacer es preguntar a los a las 620 seres humanos si es un gesto de marketing o no".

Cuotas de inmigrantes

Por otra parte, Ciudadanos ha coincidido con el PNV y PDeCAT en demandar al presidente del Gobierno que se regule la llegada de inmigrantes regulares, que viene a trabajar.

El portavoz de PDeCAT, Jordi Xuclá, ha pedido que se "renegocie y actualice la tarjeta azul para atraer talento" y, por el PNV, Esteban ha dicho que "Europa debe plantearse cupos migratorios".

"Regulemos la inmigración regular, detectemos el talento, ordenada y digámosle a las mafias que aquí no van a entrar engañando a seres humanos", ha propuesto Rivera, que ha dicho que se debe "cooperar en Europa pero no ponerse la venda en los ojos".