Felipe VI, en Sidenor
Felipe VI, durante su visita el pasado mayo a la fábrica de Sidenor en Reinosa (Cantabria) con motivo de su centenario. GTRES ONLINE

La satisfacción de los españoles con la marcha general del país y, en especial, con la economía y la situación política actual, se encuentra en su mejor momento. Una circunstancia que, además, coincide con el cambio de Gobierno tras la moción de censura del PSOE que desalojó al PP de Moncloa.

Así lo refleja Ulises, el estudio sociológico de 20minutos elaborado por MyWord y que cuenta con la colaboración de Ibercaja, en su ola de verano de 2018.

En esta nueva entrega, la octava desde su creación en octubre de 2016, el Índice de Ánimo Ciudadano (IAC) obtiene un total de 48,9 puntos —en una escala de 0 a 100— y, aunque no muestra una variación significativa ni desde el inicio ni desde la ola anterior (abril), sí está más cerca del aprobado.

El IAC tiene como objetivo conocer, medir e interpretar el estado de ánimo de la sociedad y su evolución en el tiempo. En este caso y después de bastantes meses de parálisis, uno de los tres subíndices que lo componen (se hace un promedio) ha experimentado cambios importantes.

Los subíndices y sus puntuaciones son: Índice de Ánimo Personal o IAP (65,8 puntos), Índice de Ánimo Social o IAS (41,2 puntos) e Índice de Satisfacción con el País o ISP (39,6 puntos). Es este último el que ha registrado una evolución relevante (+3,35 puntos) desde la primera ola (otoño de 2016).

Índice de Ánimo Personal o IAP

Una vez más, obtiene la mejor nota (65,8 puntos), crece 0,1 puntos desde la pasada primavera y se sitúa en su nivel inicial. Es el indicador con mayor estabilidad: ninguno de los seis elementos que lo forman —se hace una media— registra cambios significativos.

Pese a ello, el no sentirse despreciado (77,87 puntos) y el tener tiempo para hacer cosas cosas con las que uno disfruta (51,62 puntos) aumentan 2,76 y 2 puntos, respectivamente, respecto a la primera oleada. Si tenemos en cuenta la anterior, ver el futuro con optimismo (64,88 puntos) y el tener tiempo para hacer cosas cosas con las que uno disfruta suben 1,64 y 1,46 puntos, respectivamente.

El no sentirse despreciado y la confianza en uno mismo (74,52 puntos) obtienen puntuaciones por encima de la media del IAP de forma significativa; por el contrario, el no tener tiempo para el disfrute y el no sentirse desanimado y deprimido (58 puntos) están significativamente por debajo.

Índice de Ánimo Social o IAS

Se sitúa en 41,2 puntos, crece 1,6 respecto a la ola anterior y deja atrás la tendencia bajista. Ninguno de los seis elementos que lo forman llega al aprobado, aunque hay dos que mejoran significativamente desde la primera ola: el optimismo que se percibe en la sociedad (+5,54 y 44,53 puntos) y la ausencia de desánimo (+3,98 y 45,63 puntos). El resto siguen estables.

Respecto a la oleada anterior, crece también de forma señalada el optimismo que se percibe en la sociedad (+2,88), así como la sensación de seguridad (+3,22 y 41 puntos). Tanto la falta de desánimo como la percepción de optimismo en la sociedad están por encima de la media en la clasificación.

Índice de Satisfacción con el País o ISP

Obtiene 39,6 puntos y alcanza su máximo histórico. Aunque crece poco y de forma no significativa respecto a la ola anterior (+1,1 puntos), sí acumula una subida destacada de 3,35 puntos desde otoño de 2016.

Desde entonces, además, siete de los doce elementos que lo componen mejoran de forma significativa. Entre ellos, y aunque en la clasificación estén en los últimos puestos, los que mejor evolución han tenido han sido la situación económica (31,54 puntos) y la situación política (19,58 puntos).

Han crecido 6,07 puntos y 5,55, puntos respectivamente; desde la ola anterior, lo han hecho en 3,99 y 4,29 puntos, una variación que también resulta relevante, sobre todo teniendo en cuenta que el trabajo de campo de Ulises se realizó entre el 8 y el 12 de junio, tras la moción de censura del PSOE, que tuvo lugar el pasado 1 de junio, y el cambio de Gobierno (los ministros se anunciaron el día 6).

También han mejorado desde 2016 la satisfacción con la cultura (+4,75 y 43,29 puntos), con la calidad de la educación (+4,69 y 39,37 puntos), con los logros en el deporte de élite (+4,53 y 66,23 puntos), con la calidad del empleo (+4,43 y 25,77 puntos) y con el peso de las empresas españolas en la economía global (+4,05 y 44,28 puntos); el indicador que menos crece es el del acceso a la vivienda (+0,39).

Y desde la ola anterior también sube de forma significativa el empleo (+2,98), pero caen, aunque no sea de forma señalada, la sanidad (-1,95 y 50,29 puntos) y la educación (-0,97). La satisfacción con el deporte de élite sigue primera en la clasificación, seguida por los sectores creativos (50,29 puntos).

*Ficha técnica. Ámbito: nacional. Universo: población española de 18 años y más. Tamaño de la muestra: 1.004 entrevistas calibradas por sexo, edad, índice socieconómico, Zona Nielsen y hábitat. En todos los casos, las cuotas se aplican en función de la población general y no en función de la población internauta. Error muestral: para un nivel de confianza del 95,5%, el margen de error de la muestra sin ponderar es del +-3,1%. Trabajo de campo: entrevistas online a partir de un panel (comunidad de internautas) de captación activa (solo por invitación). Fechas de realización del trabajo de campo: del 8 al 12 de junio de 2018.