Rato
El exvicepresidente y exministro de Economía Rodrigo Rato, a su llegada a la Comisión de investigación de la crisis financiera. EFE/J.J. Guillén

Más problemas para Rodrigo Rato. La Fiscalía ha pedido que el exvicepresidente del Gobierno sea procesado de forma inmediata por un presunto delito de corrupción: presuntamente cobró 835.000 euros en comisiones ilegales.

Las irregularidades parten de una serie de directivos contratados por Rato que se encargaban de la selección de las empresas que debían realizar la prestación de servicios publicitarios de Bankia.

Según el relato de los hechos, el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) se sirvió "de íntimos colaboradores" tales como Miguel Ángel Montero, a quien introdujo en la entidad como asesor externo, su secretaria personal Teresa Arellano y su amigo y "hombre de confianza" José Manuel Fernández Norniella, entonces vicepresidente y consejero de Bankia.

El propio Rato influía en esas agencias para determinar cuál de ellas pagaba las comisiones, de tal manera que el acuerdo se alcanzaba con esa entidad. De esta forma, entre 2011 y 2012, el exministro recibió 51.762.625 euros de las agencias.

A esto habría que añadir más dinero fruto de asesoramientos. En total, por esta vía Rodrigo Rato acumuló ganancias que pretendió ocultar a través de a un acuerdo entre Bankia y las empresas Albisa y Kranodara.