Salvini
El ministro italiano de Interior, Matteo Salvini. FABRIZIO RADAELLI / EPA / EFE

El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, ha anunciado este lunes que el Ministerio retomará un plan para la elaboración de un censo de población gitana en Italia para tener "una fotografía de su situación" y se ha lamentado de que al menos a los gitanos italianos "desgraciadamente te los tienes que quedar".

"Tratamos de entender cómo intervenir rehaciendo lo que en su momento se llamó censo (...) para tener una fotografía y comprender así de lo que estamos hablando", ha afirmado Salvini en declaraciones al canal Telelombardia. "Desgraciadamente, a los gitanos italianos te los tienes que quedar en Italia", ha lamentado.

Salvini ha anunciado además que están "trabajando en la expulsión de los presos extranjeros que se encuentran en Italia" y ha defendido alcanzar acuerdos con los países de origen. "Esto significa trabajar con Rumanía, Albania y Túnez, que desgraciadamente están entre los países con mayor población carcelaria", ha indicado.

La oposición del Partido Democrático ha respondido de inmediato a estas declaraciones de Salvini, que ha calificado de "escalofriantes" porque "recuerdan a las políticas nazis", en palabras del senador Edoardo Patriarca. La también senadora del PD Teresa Bellanova ha señalado a Salvini y ha advertido de que "pronto llegaremos a la defensa de la raza italiana". "Estos son quienes defienden la Constitución", ha criticado.

El propio Salvini ha respondido a las críticas a través de un mensaje en Facebook en el que se sorprende por la repercusión de sus palabras. "Algunos hablan de shock ¿Por qué? Creo que pienso también en los niños pobres que son educados en la ilegalidad", ha argumentado.

Salvini matiza

Momentos después, matizó sus palabras en una nota en la que dijo que la intención del Ejecutivo italiano "no es fichar o tomar huellas dactilares de nadie", sino "conocer la situación".

"Queremos proteger sobre todo a los miles de niños a los que no se les permite asistir a la escuela con regularidad porque se prefiere introducirlos en la delincuencia. Queremos también controlar cómo se gastan los millones de euros que provienen de fondos europeos", agregó.

La mano dura contra la inmigración y contra los gitanos en Italia son algunas de las prioridades de Salvini y están incluidas en el programa de Gobierno que firmó su formación con el antisistema Movimiento Cinco Estrellas.

En esta agenda común se incluía la voluntad de cerrar los campos de gitanos nómadas en los que, según sus cifras, viven 40.000 personas, y la escolarización obligatoria de los niños pues, en caso contrario, se planteaba alejarlos de sus familias.

El ex primer ministro Paolo Gentiloni ha rechazado tanto las políticas de Salvini contra inmigrantes y gitanos como el derecho a la legítima defensa que abandera el ministro del Interior.

"Antes de ayer los refugiados, hoy los gitanos, mañana las pistolas para todos. Qué cansado es ser malo", escribió Gentiloni.

El senador del Partido Demócrata (PD, centroizquierda) Franco Mirabelli valoró que "hablar de censos raciales trae a la mente recuerdos atroces" y pidió a Salvini que "precise sus afirmaciones", porque la mera sugerencia "de una especie de limpieza étnica es inaceptable".

También mostró su desaprobación Carlo Stasolla, el presidente de la Asociación 21 de Julio -que atiende a estas personas-, quien recordó que "un registro de carácter étnico" no es legal.