Memoria de Cáritas 2017
El obispo auxiliar de València, Arturo Ros, junto al director de Cáritas en la provincia, Ignacio Grande, y la secretaria general, Fani Raga, en la presentación de la Memoria de 2017. 20MINUTOS.ES

Cáritas ha puesto a disposición de las administraciones públicas sus medios, con los que calcula que podrá acoger a 200 personas procedentes del Aquarius, el barco en que se se hallan 629 migrantes y que se dirige hacia València tras ser rechazado en Italia y en Malta.

El obispo auxiliar de València, Arturo Ros, ha declarado este miércoles, en la presentación de la Memoria de 2017 de la entidad benéfica católica, que Cáritas "nunca ha estado al margen" de la situación de los inmigrantes, cuya situación ha calificado de "dramática y muy injusta". En su opinión, "el mundo no puede ser injusto, y lo es", por lo que ha afirmado que se han puesto "a trabajar y a hacer lo que nos toca hacer, que no es solo ayuda y un gesto".

"Agradecemos que se cuente con nosotros, que podamos estar, porque podemos, queremos y debemos estar". En este punto, ha mostrado su "gratitud por el reconocimiento de Mónica Oltra a nuestra disposición, no solo para colaborar, sino para poner nuestros medios y capacidades para que estas personas que están sufriendo puedan tener dignidad".

Ros ha recordado que Cáritas constituyó hace tres años y medio una comisión específica para la acogida de refugiados y tiene 43 viviendas para familias vulnerables y personas migrantes en la diócesis. "Estamos organizando el dispositivo para que la Administración nos diga cuántas personas y cómo. Podemos acoger a 200 personas hoy y ya", ha afirmado el delegado episcopal de Migraciones del Arzobispado de València, Olbier Hernández.

El obispo auxiliar ha añadido que están pendientes de una segunda reunión para la semana próxima en la que se concretarán detalles y ha detallado que Cáritas pone a disposición de las personas acogidas sus voluntarios, médicos, psicólogos, traductores... "Cuando se nos diga qué capacidad tenemos, estaremos preparados para actuar inmediatamene", ha manifestado.

Preguntado por la actitud del Gobierno italiano, que cerró sus puertos al Aquarius, ha dicho no entenderla y ha afirmado que Europa "está muy acomodada y aburguesada. En determinados ámbitos no avanzamos, vamos hacia atrás, no hay consideración hacia la persona y su vida".

El papel del arzobispo

Ros ha declarado que la iniciativa para atender a los migrantes ha partido del arzobispo de València, Antonio Cañizares. Sin embargo, la cara visible hoy ha sido el propio Ros, que ha sido mucho más conciliador con la propia vicepresidenta del Consell. Los choques de Cañizares con el Gobierno valenciano han sido constantes esta legislatura, y sus declaraciones sobre los refugiados hace tres años, que habló de "invasión" y de "trigo limpio" causaron una fuerte polémica.

Consulta aquí más noticias de Valencia.