Cospedal y Feijóo dan largas sobre la sucesión de Rajoy y Santamaría calla

Alberto Núñez Feijoo en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP.
Alberto Núñez Feijoo en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP.
Europa Press

El plazo para presentar candidaturas a la presidencia del PP, en sustitución de Mariano Rajoy, no empezará hasta el próximo lunes, pero el foco ya está puesto en los presuntos aspirantes mejor posicionados. Por acción o por omisión. Este miércoles ha sido el primer día del resto de la vida del PP sin Rajoy y no ha habido pasos adelante, pero sí declaraciones y silencios que, a falta de una candidatura oficial, alegran la carrera para suceder al frente del partido al expresidente del Gobierno. También, de forma automática, como candidato o candidata a la Presidencia del Gobierno, ya que el reglamento del PP dice que un cargo conlleva el otro directamente.

En una sola mañanala de este miércoles, la secretaria general del PP, María dolores de Cospedal ha concedido entrevistas a una cadena de radio y tres programas de televisión. Como número dos del PP, a ella le correspondía explicar que el lunes la Junta Directiva Nacional tomará las primeras decisiones sobre el congreso extraordinario, entre ellas la fecha.

Como posible aspirante, sin embargo, Cospedal no ha parado de contestar preguntas sobre su futuro y de intentar echar balones fuera. Aún no es el momento, ha venido a decir, pero no cierra la puerta. Más bien la deja entornada para decidir, en funciones de circusntancias que, aclaró, sólo dependerán de ella misma, si se postula.

Para mantener el misterio, Cospedal ha alternado afirmaciones como "no es el momento" y "lo que tenga que ser, será" y ha asegurado que ser como secretaria general del PP la encargada última de organizar el congreso no la excluye de la posibilidad de ser candidata a la presidencia del partido.

Finalmente ha manifestado en Onda Cero que es "una decisión personal que tengo que tomar. Depende de mí misma y mis circunstacias personales y familiares", algo que remarcó para dejar claro que nadie la echará del PP. "Con toda la humildad, porque siempre dependemos de muchas cosas en la vida, la decisión va a depender solo de mí misma", ha dicho Cospeldal.

Núñez Feijóo tampoco revela sus planes

Desde Santiago de Compostela, el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, también ha decidiódocalentar banquillo echando balones fuera, con cuidado de no llegar a descartarse. Es más, ante las preguntas de los grupos de la oposición en el Parlamento gallego, los ha emplazado a un pleno el 20 de junio para responder sobre su futuro, una fecha que quedará en medio del plazo de entre 7 y 15 días que el PP dará para presentar candidaturas a partir del lunes, 11 de junio.

En todo caso, de momento el presidente no quiere hablar del tema. "Les propongo que no insistan en este tipo de cuestión, primero porque estoy ejerciendo de presidente de la Xunta y también porque no hay ningún congreso convocado". Más tarde, en Ourense,  ha insistido en que "cuando tenga algo que decir, lo diré".

A diferencia de Cospedal, que de momento no ha recibido el respaldo público de ningún dirigente popular, parece que la parte norte se va decantando por el presidente gallego. Empezando, como es normal, por el PP de Galicia del que forma parte el portavoz en el Senado, José Manuel Barreiro, que aseguró que a Feijóo "le sobran cualidades" para suceder a Rajoy en la presidencia del partido.

Más hacia el oeste, la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, también apostó por él o por su paisano y exministro de Fomento, el exalcalde de Santander Íñigo de la Serna, cuyo nombre ha empezado a sonar en los últimos días, a mucha distancia de los aspirantes con más posibililidades y alimentando la hipótesis de que el PP podría querer presentar a dos candidatos, uno más fuerte que otro, para disipar dudas de su proceso democrático. Para el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, los tres nombres en el disparadero «han demostrado que pueden ser sucesores», pero se sentiría "cómodo" con Feijóo.

El silencio de Sáenz de Santamaría

Frente a las declaraciones, ayer también ha sido sonoro el silencio de la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, hasta ahora frecuente para cuestiones de partido pero llamativo teniendo en cuenta que figura en las quinielas del relevo.

Por hablar, hasta Rajoy se ha animado a opinar sobre las palabras de José María Aznar, que el lunes aprovechó el día en que él anunció su marcha para ofrecerse para "reconstruir el centro derecha". "El centro-derecha no hay que reconstruirlo", ha replicado Rajoy en una entrevista sorpresa en Cope, que no estaba prevista en la agenda del PP, que prefiere no tutelar su sucesión y "no dar lecciones ni instrucciones, porque puede ocurrir que no me hagan caso o dejen de tomarme en serio".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento