Aragonès
Aragonès al salir de Estremera. ACN

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha denunciado las condiciones de la visita que ha hecho junto con los consellers Ester Capella y Ernest Maragall a Estremera para hacer el traspaso de carteras con los exconsellers destituidos Oriol Junqueras y Raül Romeva.

"No son las condiciones adecuadas para representantes del Govern y que se habían dado en otras ocasiones, no hemos tenido ni sala de trabajo ni tiempo suficiente para hacer un buen intercambio de los planes de trabajo", ha lamentado.

La visita se ha hecho en el locutorio habitual, donde los presos y las visitas están separados por un vidrio y solo han dispuesto de 40 minutos para cada uno.

Además, ha denunciado "la arbitrariedad" del Ministerio del Interior por no permitir las visitas del resto de consellers.

Pese a las condiciones, Aragonès ha asegurado que han tenido tiempo de trabajar "a fondo" y ha dicho que la acción de las consellerias de Junqueras y Romeva se mantendrá en la misma línea.

"Hemos trasladado las prioridades de cada departamento que, evidentemente, coinciden con el trabajo hecho anteriormente", ha dicho. También ha afirmado que los ha encontrado "fuertes".

"No están ni avergonzados ni se sienten culpables porque no han cometido ningún delito", ha manifestado desde las puertas de Estremera, añadiendo que su encarcelamiento preventivo es "una venganza avanzada a la sentencia".

Primeros consellers que se reúnen con sus antecesores en prisión

Aragonès, Maragall y Capella son los primeros consellers que, después de tomar posesión del cargo, se reúnen con sus antecesores en la prisión. También tienen la voluntad de hacerlo el resto de consellers que tienen que hacer traspaso de poderes con consellers destituidos que están recluidos en prisiones madrileñas.

Hasta ahora, sin embargo, no han obtenido los permisos penitenciarios que concede el Ministerio del Interior para poder entrar a los centros.

Están pendientes de hacer el traspaso Miquel Buch (con Quim Forn), Elsa Artadi (con Jordi Turull), Damià Calvet (con Josep Rull) y Chakir El Homnari (con Dolors Bassa). A la salida, está previsto que el vicepresidente, Pere Aragonés, haga declaraciones. La visita se produce al día siguiente de que el president, Quim Torra, también visitara Estremera para comunicar el nuevo Govern y agradecer la renuncia a Rull y Turull.

Los exconsellers huidos escenifican en Bélgica "traspaso simbólico" de carteras

Los exconsellers de la Generalitat de Cataluña huidos en Bélgica Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig escenificaron este martes el "traspaso simbólico" de carteras a la consellera de Sanidad, Alba Vergés; la de Agricultura y Pesca, Teresa Jordà; y la de Cultura, Laura Borràs, respectivamente.

Este acto se llevó a cabo poco después de que dichos exconsellers más la exconsellera Clara Ponsatí y el expresidente catalán Carles Puigdemont anunciaran la presentación de una demanda civil contra el juez Pablo Llarena y una recusación al Tribunal Supremo español para que el magistrado dimita o sea apartado del caso contra ellos.

Los nuevos consellers coincidieron en lamentar que Comín, Puig y Serret estén en Bélgica y que fueran cesados por el artículo 155 de la Constitución española, si bien aseguraron que sus políticas buscarán tener una línea continuista con el anterior ejecutivo catalán cesado.

Preguntados sobre si seguirán en contacto con los anteriores consellerss cesados, Borrás señaló que seguirán en comunicación por vía telemática y que, a través de esa fórmula, Puig será incluso presidente del "Consell de consellers" (Consejo de Consejeros).

El acto simbólico entre el que consideran "Gobierno en el exilio" y los miembros del nuevo Govern tuvo lugar en la oficina en Bruselas de la Generalitat, a escasos metros de las sedes del Consejo y la Comisión Europea.