Doria Ragland
Doria Ragland, madre de la novia, emocionada en el enlace de su hija. GTRES

Doria Ragland, madre de Meghan Markle, ha acaparado los focos durante la ceremonia entre su hija y el príncipe Harry por la emoción que ha manifestado durante el enlace, que ha tenido lugar en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor.

Ragland, de 62 años, ha sido la única familiar de la novia presente en la boda. Madre e hija pasaron la noche juntas en el hotel Clividen, ubicado cerca de la ciudad de Windsor, y este sábado han llegado a la capilla en un antiguo Rolls-Royce Phantom IV.

Thomas Markle, padre de Meghan, ha sido uno de los grandes ausentes, ya que originalmente iba a llevar a su hija hasta el altar, pero finalmente no pudo acudir por motivos de salud.

"Mi niña está preciosa y se la ve muy feliz. Ojalá estuviese ahí y les deseo todo mi amor y felicidad", ha dicho en declaraciones al portal especializado TMZ.

En lugar de Thomas Markle, la novia recorrió los primeros metros del pasillo sola, y en la segunda mitad ha sido acompañada por su suegro, el príncipe Carlos.

Ni los dos hermanastros de Meghan —fruto de una relación anterior de su padre— ni ningún otro familiar estaba invitado al enlace. De hecho, Thomas Jr. le escribió una carta al príncipe Harry semanas antes de la boda en la que le advertía de que su prometida "no es la mujer adecuada" para él y que no era "tarde" para cancelar la boda.