Contra la violación y la violencia machista
Manifestación en contra de las violaciones a mujeres. EFE

Un hombre condenado a un año y ocho meses de cárcel por agredir sexualmente a su expareja podrá evitar la cárcel si en el plazo de cuatro años no vuelve a delinquir, abona la responsabilidad civil impuesta y cumple con un programa de igualdad de trato y no discriminación relacionado con la violencia de género.

La Audiencia Provincial de Álava ha condenado a esta pena de cárcel a un hombre para quien la Fiscalía pedía un total de once años de prisión.

El juicio por estos hechos tuvo lugar ayer y las partes alcanzaron un acuerdo por lo que el tribunal dictó sentencia oralmente, tal y como han informado fuentes jurídicas.

Los hechos ocurrieron el 21 de marzo de 2015 cuando el hombre se presentó en el portal de la vivienda de Vitoria en la que residía la mujer y la conminó a bajar, según se recogía en el escrito de acusación del Ministerio Público.

La víctima, para evitar problemas con los vecinos, accedió a su petición y, una vez en el portal, el acusado la introdujo en su vehículo, cerró las puertas para impedir que se escapara y se dirigió a la localidad vizcaína de Sestao, donde residía.

Se negó a relaciones sexuales

Cuando llegaron a la vivienda la mujer se negó a mantener relaciones sexuales y el acusado le propinó un empujón y un golpe en la cabeza, y la obligó a pesar de que ella se negó en varias ocasiones.

La Audiencia de Álava ha condenado al acusado por un delito de agresión sexual a un año de cárcel y a ocho meses por otro delito de coacciones. Asimismo le ha impuesto la pena de 40 jornadas en beneficio de la comunidad por un delito de maltrato.

Además deberá indemnizar a la mujer con 1.000 euros de los que se descontará los 300 euros que, según se recoge en el fallo, el acusado ya ha pagado a ésta. Tampoco podrá comunicarse y acercarse a su víctima durante seis años.

El tribunal ha acordado sin embargo la suspensión de la ejecución de las pena de cárcel durante cuatro años si efectivamente abona la indemnización a su expareja, no comente nuevos delitos en ese periodo y cumple con un programa de igualdad de trato y no discriminación relacionado con la violencia de género.

La sentencia es firme y no cabe recurso al haberse anticipado el fallo en el juicio oral y haber manifestado las partes su propósito de no recurrirla.

Consulta aquí más noticias de Álava.