Albinos
Imagen de dos niños que fueron imagen del informe de Amnistía Internacional sobre la 'caza' de albinos en el continente. AMNISTÍA INTERNACIONAL

Esta semana hemos conocido otro trágico asesinato de un niño albino en un país de África, el de la pequeña de cinco años Djeneba Diarra, decapitada en Mali por la creencia que se tiene en varias zonas del continente sobre el albinismo, asociado con propiedades mágicas.

Según cuentan en Daily Mail, la niña fue secuestrada en su casa por la noche mientras dormía por unos hombres armados que se la llevaron ante la atónita mirada de su madre, que luchó por salvar a su otra pequeña, de dos años y también albina.

"La buscamos por todas partes, pero éramos conscientes de que no había mucho que hacer. Al final hallamos su cuerpo al lado de una mezquita. No tenía cabeza", cuenta Oumar Diakite, un maestro de la aldea donde ocurrieron los hechos, Fana, al norte de Bamako, la capital de Malí.

Este tipo de secuestro y decapitaciones de niños albinos forma parte de un macabro ritual en el que el cuerpo del pequeño es separado en varias partes ya que se tiene la creencia de que ese cuerpo albino tiene propiedades mágicas, según denuncian desde Federación de Asociaciones de Personas con Albinismo en África Occidental. Estos asesinatos se cuentan por decenas cada año en países como Mozambique, Tanzania, Zimbabwe o Malawi.

Desde hace tiempo se tiene conocimiento de estas atrocidades a nivel internacional. Ya en 2008, una niña albina fue asesinada en identicas circunstancias en Burundi. Uno de los primeros casos que puso en alerta a la comunidad internacional.

Amnistía Internacional denunció en 2017, a través de un informe, el "fuerte aumento de los abusos de los derechos humanos contra las personas con albinismo, incluidos secuestros, homicidios y robos graves cometidos por individuos y bandas criminales". La ONU incluso avisó que detrás de estos asesinatos había "gente muy poderosa".

Estos crímenes rituales tienen su origen en prácticas que incluyen la promesa de riqueza, éxito y poder cuando el cabello albino o sus extremidades se usan en pociones utilizadas en prácticas de brujería, aunque también hay casos en los que estos niños son asesinados porque se cree que están malditos y traen mala suerte.