Consulado de EE UU
Una bandera estadounidense. EFE

Un ingeniero que trabajaba para la CIA y diseñaba software malicioso para acceder a computadoras de supuestos terroristas es el principal sospechoso de haber filtrado documentación clasificada de un programa de 'hacking' de esa agencia a Wikileaks, informó este miércoles 'The New York Times'.

El diario lo identificó como Joshua A. Schulte, de 29 años, preso en un penal de Nueva York por cargos distintos a esa filtración, pese a que el FBI  registró en marzo del año pasado su apartamento por ese motivo y se llevó documentos relacionados con la CIA y Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

La filtración a WikiLeaks, conocida como 'Vault 7' y que se difundía por entregas, comenzó el pasado 7 de marzo y la organización fundada por el australiano Julian Assange la considera "la mayor filtración de datos de inteligencia de la historia".

Una semana después de esa primera divulgación, las autoridades registraron el apartamento de Schulte en Manhattan bajo una orden que lo consideraba sospechoso de "distribuir información de defensa nacional", y los agentes dijeron a la justicia que se habían llevado esos documentos y algunos dispositivos electrónicos, según el NYT.

Un caso que se arrastra

No obstante, fue acusado de posesión de pornografía infantil y no por 'Vault 7' después de que los agentes hallaran materiales de ese tipo en un servidor que él había creado, de acuerdo al diario, que cita documentos de los tribunales en los que Schulte parece sugerir que sabía que esas imágenes encriptadas estaban ahí.

Schulte, que se declaró no culpable de esos cargos, según 'The Washington Post', fue puesto en libertad en septiembre bajo la condición de no abandonar Nueva York y estar alejado de computadoras, fue apresado de nuevo dos meses después, ya que los fiscales encontraron pruebas de que no había cumplido la orden.

Su defensa ha pedido repetidamente a los fiscales que se pronuncien sobre los cargos relativos a la filtración. "Este caso lleva arrastrándose desde agosto de 2017", dijo su letrada, Sabrina P. Shroff, al Times.