Río de lava del Kilauea
Uno de los ríos de lava del volcán Kilauea discurre por una zona residencial de Leilani Estates, en Hawái. Bruce Omori / EFE

El volcán Kilauea, en Hawái, sigue en erupción. La situación se desató el pasado viernes y este lunes el número de evacuados ya roza los 2.000, mientras lo más preocupante siguen siendo los chorros de lava que desprende: han alcanzado los 70 metros de altura. Además, hay unas veinte viviendas afectadas.

El Servicio Geológico de EE UU ha avisado de que esas expulsiones de lava pueden aumentar con el paso de las horas y Leilani Estates sigue siendo la zona de mayor riesgo. En ella, 1.700 personas han tenido que abandonar sus casas y desconocen cuándo podrán regresar.

Las autoridades habilitaron un centro comunitario como albergue para las personas evacuadas. El volcán entró en erupción tras varios días de terremotos  en la zona de hasta 5 grados. Además, el sábado se produjeron nuevos seísmos, uno de ellos de 6,9, que es el más potente que se da en la isla en los últimos 40 años.

Este volcán está ubicado en el sureste de la isla de Hawái, que en su extremo suroriental es la mayor del archipiélago y viven en ella unas 185.000 personas. Honolulu, la capital del archipiélago, está ubicada en otra isla, llamada Oahu.