Pintada a favor de ETA en la fachada de una iglesia de Arbizu.
Pintada a favor de ETA en la fachada de una iglesia de Arbizu. EP/DELEGACIÓN DEL GOBIERNO - Archivo

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, insistió en que las Fuerzas de Seguridad del Estado "a partir del día 4 de mayo, seguirán persiguiendo a los terroristas allá donde se encuentren".

Desde Marrakech, donde participa en un foro euroafricano sobre la emigración, Zoido se refirió en declaraciones a la prensa española al anuncio de la disolución de la organización terrorista ETA, esperado para el viernes 4 de mayo.

"Nada obtuvieron los miembros de ETA por dejar de matar, (y) nada van a obtener por hacer una declaración de lo que ellos llaman disolución", aclaró Zoido, en línea con lo que varios responsables del gobierno han venido diciendo repetidamente.

Por su parte, el PNV ha anunciado que su presidente, Andoni Ortuzar, encabezará la delegación de este partido que asistirá "con una simple vocación notarial" en Cambo (País Vasco francés) al acto con motivo de la disolución de ETA.

Disolución de la banda

La dirección del PNV, el Euzkadi Buru Batzar (EBB), ha decidido la delegación que enviará a este acto tras recibir el pasado viernes la invitación formal de los organizadores (el Grupo Internacional de Contacto, Foro Social y Bake Bidea) y obtener "plenas garantías" de que ese acto "en ningún caso servirá para blanquear la negra historia de ETA, sino que se limitará a certificar su desaparición unilateral, efectiva y definitiva".

Junto a Ortuzar, estarán en Cambo el secretario de Organización, Joseba Aurrekoetxea, y el presidente del partido en el País Vasco francés, Pako Aizmendi, que ya asistieron hace un año al acto del desarme de ETA. También acudirá el portavoz en el Parlamento vasco y presidente del PNV de Gipuzkoa, Joseba Egibar, como una de "las personalidades invitadas por haber participado en procesos previos para la resolución del conflicto, en su caso" en las negociaciones que dieron lugar a la Declaración de Estella.

Además, el lehendakari Iñigo Urkullu ha remitido a los agentes internacionales que han trabajado para que se produzca el fin de ETA el agradecimiento del Gobierno Vasco por su participación, su implicación y su preocupación en torno a la disolución de la banda terrorista. Urkullu cree que la declaración de ETA sobre su posible disolución tiene que ser "unilateral, efectiva y definitiva", es decir, sin contraprestaciones, sin ambigüedades, clara, inequívoca y que no sea reversible.