Moon Jae-in y Kim Jong-u
El presidente surcoreano y el norcoreano, Kim Jong-un caminan juntos antes del inicio de la histórica cumbre intercoreana. EFE/YONHAP

 El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha solicitado a Naciones Unidas que supervise el cierre de la base norcoreana de pruebas atómicas previsto para mayo, después de que Pyongyang se ofreciera a clausurarla durante la cumbre intercoreana del pasado viernes.

En una conversación telefónica con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, Moon solicitó que este organismo multinacional participe como observador para verificar el compromiso de Corea del Norte para desnuclearizarse, según anunció la oficina presidencial de Seúl.

Pyongyang se ha ofrecido a clausurar de forma definitiva la base de Punggye-ri (noreste del país), en el que realizó sus seis pruebas atómicas, después de ambos países se comprometieran a la "completa desnuclearización" de la península en la cumbre entre el presidente surcoreano y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Ambos se han comprometido a cooperar para establecer una "paz permanente" y a abrir conversaciones con Estados Unidos para firmar un tratado definitivo que sustituya al armisticio entre Pyongyang y Seúl. Así lo dicen en una declaración conjunta.

La reunión de Trump y Kim Jong-un, será "en tres o cuatro semanas" según afirmó el mandatario estadounidense, que está valuando Singapur y la frontera entre las dos Coreas como punto de encuentro.