Después de que los equipos de rescate Cascos Blancos denunciaran el pasado 7 de abril un nuevo ataque químico del Gobierno sirio sobre Duma, Rusia TV ha emitido un mensaje sobre lo ocurrido.

"La grabación del ataque químico en Siria es un bulo. Quizá los niños desnudos y mojados tiemblan porque hace frío. Algunos niños quizá están inconscientes o quizá están durmiendo. Espero que las fotos de las víctimas sean solo una escenificación y que no haya muerto gente para hacer una grabación. La ONG Doctores Suecos ha acusado a los Cascos Blancos de matar niños para tomar fotos realistas", decían en el mensaje.

Según ha publicado el equipo de la Unión Europea especializado en pronosticar, abordar y responder a la desinformación del Kremlin, Moscú ha lanzado una campaña de desinformación sobre el ataque químico supuestamente perpetrado por el régimen de Bachar el Asad y por el que Estados Unidos, Reino Unido y Francia bombardearon en la noche del viernes Siria.

A pesar de que los Cascos Blancos difundieran en las redes sociales imágenes que muestran cadáveres apilados y civiles con síntomas de intoxicación por inhalación de gases y de que el presidente francés, Emmanuel Macron, afirmase tener pruebas que muestran la responsabilidad de El Asad en la matanza, la versión de Rusia es otra.

Por un lado, defienden que la matanza ha sido un montaje de los Cascos Blancos, según recoge Russia Today, al no haber pruebas de que se hayan empleado armas químicas en Guta Oriental: "los hechos demuestran que no se usaron armas químicas en la ciudad de Duma, tal y como dijeron los Cascos Blancos. Todas sus acusaciones, así como las fotografías que muestra supuestamente a las víctimas de un ataque químico no son más que otro bulo", expresan en un comunicado emitido por el Centro Ruso para la Reconciliación de Siria.

En otro comunicado del Ministerio de Exteriores ruso acusan a los Cascos Blancos de haber colaborado con terroristas: "Estas falacias, carentes de fundamento alguno, persiguen el objetivo de exculpar terroristas".

Así mismo, Vasili Nebenzia, representante permanente de Rusia ante la ONU, asegura que es una "locura" basarse en información sin verificar de los "provocadores" de los Cascos Blancos para atacar a Siria y considera que es una tapadera para distraer a la opinión pública sobre el caso del envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija.