El actor Javier Ambrossi sorprendió el martes por la noche a sus seguidores con el que sería su último mensaje en su cuenta de Twitter: "Me voy de esta red social", decía tajantemente.

El motivo de la ida del profesor de Operación Triunfo de la red social son las críticas recibidas por su amiga la influencer Dulceida. Ambrossi explicaba que en Twitter "constantemente se falta el respeto a los demás, se acosa, se multiplican mentiras, se generan falsos ríos de opinión", situaciones que a veces sientan mal tanto a él, como "a gente a la que quiero", continuaba en su escrito.

"Creo que estamos llegando a unos niveles de radicalismo que no comparto y que rozan el peligro", sentenciaba el actor, dejando claro que no estaba de acuerdo con el aluvión de críticas que recibió su amiga Aida Domenech.

El marido de Javier Ambrossi, el también intérprete Javier Calvo, colgaba en su cuenta de Twitter otro mensaje en el que hacía referencia a la situación: "Solo te ofenderán haters con foto de perfil real".

Críticas a Dulceida

Dulceida, la vloguera con más seguidores en Instagram de toda España, fue el centro de la polémica en Twitter este domingo. La influencer ha viajado hasta Ciudad del Cabo junto a su esposa Alba Paul para promocionar unas becas para aprender inglés que llevan su nombre.

Tal y como está acostumbrada, Domenech subió a sus cuentas en las redes imágenes y vídeos constantemente para mostrar lo que estaba viviendo en Sudáfrica. Fueron varias de las instastories compartidas por Dulceida las que enfadaron a algunos de sus seguidores y usuarios de Twitter.

En una de las instantáneas se podía ver a su mujer en una bañera repleta de agua. Una situación rutinaria pero excepcional en Ciudad del Cabo, una ciudad que se encuentra al borde de la sequía extrema y que está a punto de convertirse en el primer lugar del mundo en quedarse sin agua.

Además de esta polémica, en otra de las imágenes la influencer sacó a unos niños de la zona que llevaban unas gafas de sol de Zara y algunos de los usuarios la tacharon de usar a los menores como simples objetos publicitarios. Como la polémica ha continuado, Dulceida ha escrito un comunicado.

La vloguera contestó a los haters, como se refiere a ellos, con un mensaje en su Twitter en el que les pedía darse "una ducha de educación".