Piscina de Fluidra
La niña murió en una piscina. Europa Press

La jueza del Juzgado de instrucción 1 de Ripoll ha enviado a juicio a las cuatro monitoras-socorristas y el director de la piscina del municipio donde murió una niña de cuatro años de la Escuela Pirineu de Campdevànol durante un cursillo de natación en mayo de 2017. La interlocutoria que pone punto final a la instrucción, que se ha hecho pública este lunes, ve indicios de homicidio por imprudencia grave porque aquel día no había "personal haciendo funciones de socorrista ni en la piscina pequeña ni en la grande".

La jueza resalta que "ninguno" de los monitores ni profesores se dieron cuenta que la pequeña no estaba con el resto del grupo hasta que vieron su albornoz y sus xancletes en un banco y que el director de la instalación cometió una "negligencia grave" porque la parte de la piscina donde apareció la niña tenía una "visibilidad deficiente".

Además, su interlocutoria también hace responsables civiles el Ayuntamiento de Ripoll y el Departamento de Enseñanza de la Generalitat. El caso se ha enviado a las partes porque formulen sus escritos.

La jueza determina que la mañana en la que murió la menor, la instalación no tenía ningún socorrista, porque la encargada de vigilar la piscina entre las 9.45 y las 11.45 tuvo que hacer de monitora puesto que faltaba una, porque si no, no se podía hacer el cursillo a los niños de P4. "Pasó a cubrir la vacante, efectuando trabajos de monitora y no de socorrista", añade la interlocutoria. Esto implicaba que no vigilaba a los niños desde fuera la piscina sino que estaba dentro del agua con el grupo de menores.

Aquella mañana, según el juzgado, había cuatro monitores de la piscina municipal de Ripoll que se repartieron a los 27 niños del grupo. A los menores, también los acompañaban cuatro profesoras del CEIP Pirineu que "cómo que los niños eran pequeños, también estaban en el interior de la piscina mientras se hacía el curso".

"Ninguna de las monitores, ni profesoras, advirtió la ausencia de la menor hasta que el resto de los niños ya se dirigían a los vestuarios", indica la interlocutoria. Cuando los niños salían de la piscina, antes de entrar en las duchas, recogían su albornoz y las chancletas (que habían dejado en un banco de piedra ante la piscina pequeña). El día de los hechos, el grupo fue a los vestuarios, y no fue hasta un rato más tarde cuando una profesora vio que había un albornoz y unas chancletas encima del banco.

El juzgado recoge que la maestra fue al vestuario a ver si encontraba la pequeña y, como no estaba, volvió a la piscina. "Se acercó a la piscina y la vio flotando en la parte profunda del agua, ya sin vida", concluye la resolución.

Negligencia grave

La interlocutoria también subraya que el director de la piscina cometió una "negligencia grave". De entrada, porque, como recoge el informe de los Mossos, la parte profunda de la piscina pequeña tenía "una visibilidad deficiente". Además, el juzgado recuerda que aquel día, durante el cursillo que hacían los niños de P4, "no había personal haciendo las funciones de socorrista", cosa que es obligatoria en este tipo de instalaciones.

El juzgado considera que, como los alumnos eran niños de P4 que "se iniciaban en la natación", se tendría que haber "reforzado" la presencia de socorristas y puntualiza que la situación que se vivió aquel día, en que faltaba una de las monitoras, "no fue imprevisible" puesto que como mínimo se sabía desde el día antes.

Homicidio por imprudencia grave

La jueza cierra la instrucción y envía a juicio a las cuatro monitoras-socorristas y el director de la piscina. Considera que hay indicios para concluir que podrían ser autoras de un delito de homicidio por imprudencia grave. Aún así, ahora está en manos de la fiscalía y de las acusaciones particulares decidir si acaban acusando a los investigados. Las partes, incluidas las defensas, disponen de un plazo de diez días para formular sus escritos.

En la interlocutoria, el juzgado de Ripoll hace responsables civiles tanto al Ayuntamiento de Ripoll como al Departamento de Enseñanza. Esto quiere decir que podrían tener que asumir el pago de indemnizaciones en caso de condena. 

Consulta aquí más noticias de Girona.