Referéndum de Cataluña
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y sus consellers, tras convocar el referéndum del 1-O. EUROPA PRESS

En medio de la incertidumbre que sigue latente en Cataluña a pesar de que Quim Torra ya es presidente de la Generalitat. Eso sí, los nombramientos de los consellers -entre los que están Rull, Turull, Puig y Comin- no han sido publicados en el BOE y en el DOGC y por tanto el 155 sigue vigente. 

Desde hace un año que se iniciaron los movimientos del procés, el destino de cada uno de los implicados ha sido distinto. Unos se han fugado de España, otros se encuentran entre rejas y algunos están pendientes de comparecer ante el juez para resolver su situación.

Entretanto, Cataluña se mantiene en la incertidumbre tras las elecciones del 21-D. Tres meses después de los comicios, ¿dónde está cada una de las cabezas visibles?

Huidos

Carles Puigdemont: el expresidente de la Generalitat permanece en Berlín tras ser puesto en libertad hace varias semanas. Este mismo martes, el juez denegaba de nuevo su extradición. Permanecía en Bélgica desde el pasado 30 de octubre. Había cambiado de domicilio, de Bruselas a Waterloo, haabía hecho viajes a otros puntos de Europa, como Dinamarca o, hace unos días, a Finlandia. Además, había liderado varias movilizaciones en defensa de la independencia de Cataluña en la capital belga. Se le imputan los delitos de rebelión y malversación.

Antoni Comin: exconseller de Sanidad. También está en Bruselas y se ha convertido en uno de los defensores más firmes de Puigdemont. Se le imputan los delitos de rebelión y malversación.

Lluis Puig: exconseller de Cultura. Se fugó a Bruselas unos días después del resto (el 2 de noviembre). Llegó a compartir en las redes sociales una foto con el título "De Holanda a Bélgica nadie te revisa el maleero". Permanece en Bélgica junto a Puigdemont. Imputado por malversación y desobediencia.

Meritxell Serret: exconsejera de Agricultura. También permanece en Bruselas junto a Puigdemont. "No estoy dispuesta a ir a la cárcel porque no lo merezco", aseguró meses después de instalarse en la capital belga. Está imputada por malversación y desobediencia.

Clara Ponsatí: exconsejera de Educación. Primero se fue a Bruselas junto al expresident y el resto de exconsellers, pero desde hace semanas se ha instalado en Escocia, donde se ha reincorporado a su puesto de trabajo en la Universidad de Sant Andrews. Escocia le ha pedido que se entregue. Se le imputan los delitos de rebelión y malversación por facilitar el uso de los colegios para la celebración del referéndum del 1-O.

Anna Gabriel: la exdiputada de la CUP se ha fugado a Suiza, donde quiere, según dijo, retomar su "actividad como docente". Su proceso es diferente, porque estaría sujeta a una orden de extradición (en caso de que se cursase) y no a una euroorden, como ocurre con quienes están en Bélgica. Se le imputa un delito de desobediencia.

Marta Rovira: la número dos de ERC estaba citada este viernes en el Supremo, pero no ha acudido. Por carta ha comunicado que se marcha del país, y actualmente se encuentra en Suiza. Se le imputa un delito de rebelión.

En la cárcel

Oriol Junqueras: exvicepresidente de la Generalitat. Lleva en la cárcel de Estremera desde el 2 de noviembre de 2018 acusado de rebelión y malversación, y en el mes de enero se confirmó la prisión provisional y el juez rechazó el traslado de centro, así como la petición para asistir a los plenos del Parlament.

Joaquim Forn: también en prisión desde noviembre. Fue conseller de Interior. También se le imputan los delitos de rebelión y malversación. Renunció a su acta de diputado tras las elecciones del 23 de diciembre.

Jordi Sànchez: expresidente de la ANC. Entró en la prisión de Soto del Real el 16 de octubre, acusado de rebelión, y semanas después solicitó el traslado porque otro interno le había gritado "Viva España". Fue como número dos en las listas de Junts Per Catalunya en los cmicios del 23-D y se postulaba como candidato. El 22 de marzo el Supremo decidió mantenerle entre rejas.

Jordi Cuixart: todavía presidente de Òmnium Cultural. Ingresó en prisión acusado de un delito de sedición, también el 16 de octubre, pero actualmente solo se le imputa rebelión.

Jordi Turull: fue portavoz del Govern y está imputado por rebelión y malversación —quedó en libertad el pasado diciembre tras pagar 150.000 euros de fianza—. Este jueves se sometió a la primera sesión de investidura para ser investido president, pero no salió adelante por la abstención de la CUP. El juez lo ha enviado este viernes a prisión incondicional ante "un grave riesgo de fuga" y de "reiteración delictiva".

Carme Forcadell: expresidenta del Parlament. El 9 de noviembre pasó quince horas en prisión antes de pagar una fianza de 150.000 euros. Está encausada por un delito de rebelión. Ha renunciado a su acta de diputada. Este viernes ha ingresado en prisión tras haberlo acordado el juez del Supremo Pablo Llarena al apreciar "un grave riesgo de fuga" y de "reiteración delictiva".

Raül Romeva: exconseller de Exteriores. Salió de la cárcel a principios de diciembre tras abonar 150.000 euros de fianza. Se le imputan delitos de rebelión y malversación. Este viernes ha vuelto a ingresar en la cárcel de Estremera (Madrid) después de que el juez dictase prisión incondicional para él, Turull, Forcadell, Rull y Bassa.

Josep Rull: el exconseller de Territorio también salió de la cárcel en diciembre tras pagar los 150.000 euros de fianza, pero ha vuelto a ingresar este viernes en Estremera tras dictar el juez Llarena prisión incondicional. Rull llegó a describir los 32 días que pasó entre rejas como "un infierno".

Dolors Bassa: exconsejera de Trabajo, se fugó a Bruselas aunque posteriormente volvió a España para declarar. Pagó 100.000 euros de fianza para salir de prisión el pasado mes de diciembre. También ha renunciado a su acta de diputada. Se le imputan delitos de rebelión y malversación. Desde este viernes ha ingresado de nuevo en la cárcel tras la orden dictada por el juez del Supremo Pablo Llarena.

Ante el Supremo

Lluis María Corominas: miembro de la Mesa del Parlament. Era vicepresidente primero de la Cámara. Se le imputa un delito de desobediencia.

Luis Guinó: también miembro de la Mesa y también procesado por desobediencia.

Anna Simó: formó parte de la Mesa del Parlament y se le imputa un delito de desobediencia.

Ramona Barrufet: procesada por desobediencia, también era miembro de la Mesa.

Joan Josep Nuet: fue el único miembro de la Mesa que quedó en libertad sin medidas cautelares, aunque sigue investigado por un delito de desobediencia.

Meritxell Borrás: abonó una fianza de 100.000 euros para salir de la cárcel. La exconsejera de Vivienda también huyó a Bruselas, pero volvió para prestar declaración. Está imputada por desobediencia y malversación.

Santi Vila: exconseller de Empresa. Dimitió de su cargo antes de la celebración del 1-O, pero está procesado por desobediencia y malversación.

Mireya Boya: exdiputada de la CUP. Está imputada por desobediencia.

Carles Mundó: exconseller de Justicia. Salió de prisión tras pagar 150.000 euros y abandonó la política activa. Se le imputan los delitos de desobediencia y malversación.

No están procesados

Artur Mas: predecesor de Puigdemont como president de la Generalitat. Convocó la consulta del 9-N, pero hace meses reconoció que la DUI podría haber sido una mentira.

Marta Pascal: es la coodinadora del PDeCAT y uno de los principales apoyos de Carles Puigdemont.

Neus Lloveras: expresidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.