Atrincherado en un bar
Agentes de la Guardia Civil, junto al mesón de Manzanares (Ciudad Real) en el que se atrincheró el propietario del local con una escopeta. ELISA LADERA / EFE

El propietario de un mesón de Manzanares (Ciudad Real) que estuvo durante todo este miércoles atrincherado con una escopeta en el interior de su establecimiento, depuso finalmente su actitud y se entregó a la Guardia Civil.

El hombre, de 58 años, salió de su local a las 20:22 horas sin el arma y, tras llegar a la calle, levantó las manos y se entregṕ a los agentes.

Tras su entrega, fue detenido por los guardias civiles, según indicaronfuentes policiales, que no precisaron qué medidas se tomarán.

Según indicaron fuentes municipales, el hombre se había atrincherado en el interior de su establecimiento, situado en la calle Jesús del Perdón, hacia las 10:41 horas. De acuerdo con las mismas fuentes, antes de encerrarse en el local habría echado a su padre, que vive en el inmueble, y a un hermano.

Durante las casi 10 horas que estuvo atrincherado, la calle principal que da acceso al mesón permaneció cortada y las calles adyacentes acordonadas, por parte de los agentes que participaron en el dispositivo montado a consecuencia del incidente, y que incluyó una unidad especializada de la Guardia Civil desplazada desde Valdemoro (Madrid).

En el despliegue participaron más de una veintena de agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de Manzanares, entre ellos varios francotiradores que estuvieron vigilando el mesón desde los tejados de las viviendas colindantes.