19 días después de la desaparición del pequeño Gabriel Cruz, en Almería nadie quiere olvidarle.

La estatua de La Ballena, ubicada en la desembocadura de la rambla Federico García Lorca junto al popular monumento del Cable Inglés, se ha convertido en los últimos días en lugar de culto para cientos de almerienses que acuden a depositar flores, velas, dibujos y juguetes de peces ante la gran afición que el pequeño sentía por el mar.

Esta ballena representa el símbolo más fiel del amor que Gabriel sentía por los peces, de allí que se haya convertido en un altar improvisado que se llena, día tras día, de muestras de cariño.

Un espacio de la ciudad dedicado a Gabriel

Tras haberlo consultado con sus padres, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, el Ayuntamiento de Almería dedicará un espacio de la capital a Gabriel Cruz.

Según han informado fuentes municipales, "cuando pase un tiempo prudencial se hablará con la familia y se verá el espacio que llevará el nombre" de Gabriel Cruz.

A este respecto han precisado que serán los padres los que decidan qué lugar de Almería quieren que lleve el nombre de su hijo.

Consulta aquí más noticias de Almería.