Paso de El Calvario en la Madrugada de la Semana Santa de Sevilla
Paso de El Calvario en la Madrugada de la Semana Santa de Sevilla EUROPA PRESS - Archivo

La ciudad de Sevilla afronta su Semana Santa y especialmente la madrugada del Jueves al Viernes Santo con un "refuerzo policial muy importante", un novedoso "despliegue tecnológico" traducido en aspectos como 101 cámaras de videovigilancia o un sistema de megafonía y el aviso de que las autoridades serán "especialmente exigentes" en materia de seguridad en los enclaves y momentos "críticos" de las celebraciones.

Así lo han manifestado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, después de presidir la constitución de la Junta de Seguridad de las Fiestas de la Primavera, una sesión en la que ha cobrado especial protagonismo el nuevo dispositivo de prevención y seguridad promovido para la multitudinaria Semana Santa hispalense.

Dicho dispositivo, como es sabido, cuenta con no pocas novedades después de que la última Madrugada del Jueves al Viernes Santo estuviese marcada por estampidas y tumultos que dejaron más de cien lesionados y heridos, 17 de los cuales requirieron ingreso hospitalario. Como consecuencia de los incidentes, que ensombrecieron notablemente la noche clave de la Semana Santa, fueron arrestadas más de diez personas por presuntos delitos de desórdenes públicos o contra los sentimientos religiosos, siendo tres de ellos encarcelados de modo provisional.

Así las cosas, Antonio Sanz ha recordado que de cara a la edición 2018 de la Semana Santa, al dispositivo habitual de prevención y coordinación en materia de seguridad se ha sumado una "formación específica" de los responsables de las hermandades, al objeto de brindarles conocimientos sobre protocolos de actuación y seguridad. Además, ha recordado que las cofradías contarán con "enlace directo" con la Policía Nacional, entre otros aspectos.

Y sobre todo, Sanz ha expuesto que la Semana Santa de 2018 contará con "un refuerzo muy importante" en lo que concierne al número de agentes de la Policía Nacional, "especialmente durante la madrugada" del Jueves al Viernes Santo, cuando "el refuerzo va a ser muy destacado".

Ha detallado, de hecho, que los agentes se dividirán en dispositivos destinados a "proteger las zonas" del casco histórico marcadas como "prioridad uno", al acompañamiento de las hermandades para "reforzar" la seguridad en sus recorridos y proteger las cruces de guía, al "apoyo" a los equipos asignados a las zonas marcadas como "prioridad dos", otro dispositivo más compuesto por efectivos de los Tedax y de las unidades caninas, un despliegue específico para el metro y un último grupo de especialistas en el Centro de Coordinación Operativa (Cecop), situado en el propio Ayuntamiento de Sevilla.

"EVITAR LOS EFECTOS DOMINÓ"

Al respecto, ha precisado que el dispositivo incluye "unidades policiales especialmente centradas en las zonas más conflictivas, para evitar los efectos dominó a cuenta del ruido o las alertas". "La presencia de la Policía Nacional en estas zonas, con agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), va a ser muy destacada", ha manifestado Antonio Sanz.

Además, ha agregado que este año se ha decidido aprovechar el "dispositivo de acompañamiento" de la Guardia Civil a los cortejos procesionales, para que estos agentes "sean dirigidos a labores de seguridad si fuese necesario". Tal extremo afecta, según ha precisado, a unos 400 guardias civiles.

Juan Espadas, de su lado, ha recordado que las principales zonas del casco histórico estarán "monitorizadas" con 101 cámaras de videovigilancia frente a las ocho con las que se contaba hasta ahora, toda vez que el nuevo dispositivo incluye mejoras en la iluminación, sistemas de megafonía o información vía mensajes SMS. Todo un "despliegue tecnológico, con instrumentos y herramientas novedosas que necesita, como bien ha recordado, "colaboración ciudadana" para evitar que se repitan los altercados de la última Semana Santa.

"SEREMOS ESPECIALMENTE EXIGENTES"

"Seremos especialmente exigentes en los puntos críticos de concentración de personas y en determinadas horas de la madrugada", ha aseverado el alcalde, insistiendo en que "las zonas y lugares de la madrugada que años atrás han tenido circunstancias complejas van a ser especialmente protegidas en todos los sentidos". "No vamos a tolerar determinado tipo de actitudes que puedan generar miedo o alguna sensación de riesgo", ha enfatizado.

Respecto a la medida de anticipar dos horas el horario de cierre de los bares en tales espacios "críticos" durante la Madrugada del Jueves al Viernes Santo, Espadas ha insistido en que los empresarios del sector hostelero "no han cerrado aún su propuesta" sobre la asunción de tal extremo. De todas formas, ha avisado de que el Ayuntamiento está decidido a "producir" dicho cierre, para "priorizar la seguridad de las personas". "Es mejor ponernos de acuerdo y no que tengamos que hacer lo que de todas formas vamos a hacer", ha avisado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.