Niña ante el retrato de Michelle Obama
Parker Curry, una niña de dos años, contempla el retrato de la ex primera dama estadounidense Michelle Obama, en la Galería Nacional de Retratos del Smithsonian, en Washington DC (EE UU). BEN HINES

Parker Curry, una niña de dos años de edad, residente en Washington DC, fue fotografiada el pasado jueves contemplando extasiada el retrato de la ex primera dama estadounidense Michelle Obama que cuelga en la Galería Nacional de Retratos del Smithsonian, en la capital de EE UU.

La imagen, captada por Ben Hines, un hombre de 37 años que, al igual que Parker y su madre, Jessica Curry, estaba visitando el museo ese día, pronto se hizo viral en las redes sociales, con miles de mensajes que la calificaban de "inspiradora" o de "auténtico ejemplo de empoderamiento".

Parker Curry, una niña de dos años, contempla el retrato de la ex primera dama estadounidense Michelle Obama, en la Galería Nacional de Retratos del Smithsonian, en Washington DC (EE UU).

Foto: Ben Hines

Este martes, la esposa del expresidente Barack Obama hizo realidad los deseos de los fans de Curry, al recibir a la pequeña en su casa, un momento que Michelle compartió también a través de las redes sociales. La ex primera dama conversó un rato con la niña e incluso bailó con ella al ritmo de la canción Shake It Off, de Taylor Swift.

"Parker, me alegra tanto haber tenido la oportunidad de conocerte hoy (¡y haber bailado!). Sigue soñando a lo grande por ti misma... Y tal vez un día seré yo quien mire con orgullo un retrato de ti", escribió en Twitter Michelle Obama.

El retrato de Michelle Obama fue inaugurado el pasado 12 de febrero, junto con el de Barack Obama. Es obra de la artista afroamericana Amy Sherald.

El día en que se presentó, la ex primera dama reconoció "sentirse abrumada", ya que, "como habrán adivinado, no creo que haya nadie en mi familia a quien le hayan hecho un retrato antes, y menos un retrato que estará colgado en la Galería Nacional".

La Galería Nacional, inaugurada en 1968, cuenta con la única colección completa de retratos presidenciales fuera de la Casa Blanca y comenzó a encargar esos cuadros en 1994 con George H. W. Bush, a los que agregó desde el inicio de este siglo los de las primeras damas.