Rafael Simancas, Manuel Escudero y Adriana Lastra (PSOE), registran en el Congreso una iniciativa sobre pensiones.
Rafael Simancas, Manuel Escudero y Adriana Lastra (PSOE), registran en el Congreso una iniciativa sobre pensiones. EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguró este martes que el anuncio del ministro Montoro de una nueva deducción en el IRPF para personas de edad "muy avanzada" es una "cortina de humo" para no afrontar el "problema de fondo" de las pensiones y la "crisis de sostenibilidad" del sistema público. En una entrevista en Las Mañanas de Cuatro, Sánchez argumentó que el ministro "olvida" que "uno de cada tres" pensionistas cobra menos de 650 euros al mes, con lo que esta medida "no le va a repercutir".

El líder socialista apostó por buscar vías de financiación "complementarias" a las cotizaciones para las pensiones públicas, y recordó las propuestas de su partido de crear un impuesto extraordinario sobre los beneficios de la banca y otro gravamen a las transacciones financieras. Sumados, dijo Sánchez, permitirían recaudar unos 2.000 millones, con lo que se podrían volver a ligar las pensiones al IPC. El PSOE, además, presentó este martes una proposición de ley en el Congreso para subir las pensiones un 1,6% en 2018 y suspender el actual índice de revalorización.

Sánchez insistió en que el Gobierno "está desmantelando el sistema de bienestar", que ha provocado que la hucha de las pensiones pase de 66.000 millones a poco más de 8.000 y que ha endeudado a la Seguridad Social, pidiendo un crédito de unos 18.000 millones, lo que a su juicio supone "hipotecar" a las futuras generaciones para pagar las pensiones de hoy. "Falta voluntad política", subrayó el número uno del PSOE, que acusó al Ejecutivo de apostar por la "privatización" de las pensiones en última instancia.

Unidos Podemos, por su parte, registró en la mañana de este martes una petición de compareencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ante el Pleno del Congreso de los Diputados, con el fin de que "informen de cómo va a afectar el factor de sostenibilidad a las pensiones", un nuevo cálculo cuya aplicación se prevé a partir del 1 de enero de 2019. Todos los grupos salvo el PP apoyan estas peticiones de comparecencia, si bien Cs ha pedido que no se empleen las pensiones para sacar un rédito político, informa EFE.

En palabras de la diputada morada Yolanda Díaz, la aplicación del factor de sostenibilidad supondrá un recorte "como mínimo del 7 al 12% para las pensiones". Díaz calificó las políticas del Gobierno del PP de "asalto a las pensiones", y exigió al Ejecutivo que "deje de empobrecer a nuestras mayores y nuestros mayores y cumpla con el artículo 50 de la Constitución", que obliga a garantizar, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica de los ciudadanos durante la tercera edad.