Anna Gabriel
La exdiputada de la CUP Anna Gabriel (i) y su abogado, Olivier Peter (d), posan frente al monumento del Parque de los Bastiones en Ginebra (Suiza). EFE/ Salvatore Di Nolfi

La dirigente de la CUP Anna Gabriel ha afirmando que seguirá luchando por la independencia de Cataluña desde Ginebra, adonde ha huido de la Justicia española, que la investiga por rebelión en el proceso independentista catalán.

En una entrevista concedida al diario Tribuna de Ginebra, la exdiputada señala que, tras dictar el miércoles el juez del Tribunal Supremo español Pablo Llarena una orden de detención nacional, no hace planes a corto plazo, a la espera de las decisiones de la Justicia de su país.

No obstante, "a largo plazo" pretende retomar su tesis doctoral sobre "el derecho de los pueblos a la autodeterminación". "Seguiré también luchando por la independencia de Cataluña y por los derechos humanos en general", dice Gabriel en la entrevista.

Preguntada si la orden de detención nacional le alivia un poco porque no se trata de una a nivel internacional con fines posteriores de extradición, Gabriel dice que "en absoluto", pues esta decisión del juez Llarena "ya es muy grave".

"Más aún cuando yo no he hecho nada contra la ley. He defendido el referéndum sobre la independencia, efectivamente, en intervenciones parlamentarias o en entrevistas, pero jamás he recurrido a la violencia", reitera Gabriel. También vuelve a sostener que el Gobierno español y los medios de comunicación nacionales ya la han "condenado".

"Lo que cambia es que sé que ya no podré volver" a España por la orden de detención, lo que "es un gran giro en mi vida", afirma Gabriel, quien de momento solo ha hablado con medios suizos y catalanes, al igual que su abogado suizo Olivier Peter.

Sobre la posibilidad de que pida asilo en Suiza, Gabriel dice que permanece "atenta a los movimientos del Estado español", pero que si "la persecución política se intensifica tendremos (ella y su abogado) aún más razones válidas para solicitar el asilo".

La dirigente de la CUP afirma desconocer si las declaraciones de un portavoz del Departamento de Justicia de Suiza sobre que una solicitud de extradición sería rechazada si en España se le acusa de delitos políticos pueden influir en las decisiones del juez español. Igualmente reitera que su "responsabilidad es denunciar la situación que reina en España actualmente y las lagunas democráticas de ese país" desde Suiza.

"No es una decisión que uno tome fácilmente. He dejado atrás mi trabajo, mis amigos y mi familia, pero pienso que al haber partido (de España) contribuyo a la acción democrática", insiste.

Explica que ha elegido la ciudad de Calvino como refugio por "el valor simbólico de la Ginebra internacional", ya que alberga la sede europea de la ONU y de varias otras organizaciones internacionales y ONG especializadas en Derechos Humanos. Suiza, además, agrega Gabriel, es un país en el que mis derechos fundamentales son protegidos mejor" y donde ha recibido "varias muestras de apoyo de políticos y de ciudadanos solidarios", asegura.

El abogado afirma que su caso y el de Falciani "son diferentes"

El abogado suizo de la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, Olivier Peter, ha asegurado este jueves que el caso Falciani y el de su defendida "son diferentes", ya que el de la dirigente cupera es "un caso político".

En declaraciones a Catalunya Ràdio, el letrado ha comentado el caso de Gabriel, que se ha refugiado en Suiza para no comparecer ante el Supremo, por lo que el juez ha dictado una orden de detención nacional, y también el de Hervé Falciani, quien sustrajo datos de la filial suiza del banco HSBC y colaboró con varios países para poner al descubierto a evasores fiscales.

Falciani fue detenido en Barcelona en 2012 por una orden internacional que Suiza lanzó en su contra, pero la Audiencia Nacional rechazó esa petición.
Al ser preguntado si hay alguna similitud entre ambos casos, ha replicado que "el caso Falciani y el de Gabriel son diferentes" ya que el su defendida "es más de carácter político, de persecución y defensa de los derechos fundamentales".

Olivier Peter ha explicado que este miércoles presentó ante las autoridades suizas un escrito en el que confirmó oficialmente que representa a Anna Gabriel y la presencia de su cliente en Suiza.

"Hemos recordado -ha añadido-, no solo la obligación de denegar la extradición por carácter político, sino por vulneración de una clara exigencia de un juicio justo en el procedimiento español".

Sin embargo, el letrado ha puntualizado que no han mantenido ningún tipo de contacto informal con las autoridades de su país ya que en Suiza no son partidarios "de contactos informales o de filtraciones a la prensa" y han optado por "hacer las cosas formalmente".

Al ser preguntado por las declaraciones del ministro de Justicia, Rafael Catalá, según las que no prevé "ninguna dificultad" para la extradición de la diputada anticapitalista e independentista, ha replicado: "los estados de derecho protegen y no extraditan a las personas perseguidas por motivos políticos".

En este sentido, ha recordado que "el artículo 3 del convenio europeo de extradición dice claramente que por un delito como el de rebelión no hay extradición".
Peter ha subrayado que "en Suiza el delito de rebelión no es exactamente el mismo" que en España y los hechos que "reprochan" a su defendida en el país helvético "no son perseguibles".

El letrado ha asegurado que Anna Gabriel "no está condenada, pero hay una orden detención y, por tanto, no irá a España".

Por ahora, no han pedido para la exdiputada de la CUP asilo político pero ha reiterado que "si hay demanda de extradición" lo solicitarán, un procedimiento que, en caso de llevarse adelante, sería paralelo a solicitar un permiso de residencia.