Mossos d'Esquadra
Un coche de los mossos d'Esquadra en una imagen de archivo. MOSSOS D'ESQUADRA

Una operación llevada a cabo por los servicios policiales franceses en colaboración con la Guardia Civil y Mossos d'Esquadra ha llevado este martes a la detención de tres personas presuntamente vinculadas con los atentó en Barcelona y Cambrils el pasado verano, según ha informado en su perfil de Twitter el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

Los detenidos están presuntamente vinculados con Driss Oukabir, actualmente en prisión por presunta pertenencia a la célula terrorista que atentó en Barcelona y Cambrils el pasado mes de agosto, según el Ministerio del Interior. Las detenciones se han producido en los departamentos occitanos de Gard y Tarn, al sur del país. Además, los agentes han realizado varios registros en domicilios franceses.

La justicia francesa abrió el pasado 31 de enero una investigación en relación con los atentados del 17 y 18 de agosto pasados en la comunidad autónoma española de Cataluña por los cargos de tentativas de asesinato y terrorismo.

Fuentes de la investigación citadas por el canal "BFMTV" señalaron que las detenciones fueron efectuadas por agentes de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI, los servicios secretos).

La detención de estas personas se debe a la búsqueda por parte de Guardia Civil y Mossos de vínculos entre los terroristas de la célula que atentó en agosto y la de terceras personasque pudieran residir fuera del país. La colaboración entre las fuerzas de seguridad españolas y la policia francesa "está siendo clave para el correcto esclarecimiento de los posibles vínculos que ha podido mantener esta célula terrorista en el exterior", señalan desde Interior.

Pocos días después de los ataques de Barcelona y Cambrils, se supo que varios miembros de la célula habían realizado un viaje relámpago a París apenas una semana antes, y que pasaron una noche en un hotel a las afueras de la capital.

Los servicios secretos de ambos países han estado colaborando para esclarecer el motivo de ese desplazamiento, cuyo objetivo no había quedado claro.