Exposición de incunables en la Universitat de València
La muestra reúne códices y manuscritos, alguno de los cuales se remonta al año 1150. KAI FÖRSTERLING / EFE

La Universitat de València ha inaugurado este martes dos exposiciones: Descubrir tesoros: Manuscritos e incunables y Treinta años al servicio de los estudiantes (1987-2017). Ambas muestras se exponen en el Centre Cultural La Nau.

La primera de ellas, Descubrir tesoros: Manuscritos e incunables, se exhibe en la Sala Duc de Calàbria hasta el próximo 15 de abril y permite acercarse a 18 manuscritos y ocho incunables emblemáticos que forman parte del tesoro bibliográfico custodiado en la Biblioteca Històrica. Además se podrá visitar una réplica exacta de la prensa de Gutenberg.

La exposición, que está organizada por el Servei de Biblioteques i Documentació y el Vicerectorat de Cultura e Igualtat de la Universitat de València y comisariada por Margarita Escriche y Elisa Millás, está estructurada cronológicamente y su objetivo principal es mostrar obras únicas en la historia del libro conservadas en la Universitat de València.

El fondo bibliográfico expuesto representa, a su vez, un testimonio de la historia de la biblioteca universitaria iniciada en 1785 gracias a la donación de Francisco Pérez Bayer. Tras la práctica desaparición de su fondo fundacional debido a un incendio provocado por una bomba durante la invasión napoleónica, las donaciones y legados que recibió posteriormente la Universitat de València, así como la incorporación de los fondos procedentes de la expropiación de los bienes eclesiásticos, fueron decisivos para configurar la biblioteca actual.

La desamortización del siglo XIX fue el origen de la colección más valiosa que actualmente conserva la Universitat, la de los manuscritos del duque de Calabria, formada por un total de 226 códices procedentes del monasterio de San Miguel de los Reyes. En la Biblioteca Històrica se incluyen también obras que provienen de otros cenobios, así como de donaciones de particulares, en su mayoría personajes relacionados con la Universitat, como es el caso del Atlas de Historia Natural de Ginés de Perellós, Marqués de Dos Aguas, y otros manuscritos vinculados a la historia de València.

En la muestra, entre los manuscritos del Duque de Calabria se puede admirar el ejemplar más antiguo conservado en la biblioteca, Expositio psalmorum de San Agustín, fechado entre 1150 y 1175. Además, se exponen otros ejemplares de esta colección, tales como el códice de Francesco Filelfo, Satyrae hecatosticae, el códice gótico de Guillaume de Lorris, Roman de la Rose, un espléndido volumen con las obras de Virgilio, o el Psalterium de Francesc d’Eiximenis, elaborado en València.

De la colección de incunables, o primeros libros impresos anteriores a 1501, se exponen ocho obras, entre los que cabe destacar la primera obra literaria impresa en la Península Ibérica en una imprenta no ambulante, y cuyo único ejemplar conocido se conserva en la Universitat de València, Obres o trobes en llaors de la Verge Maria, impreso en València por Lambert Palmart en 1474. Por otra parte, destaca la magnificencia de la obra de Joanot Martorell, Tirant lo Blanc, impresa en València por Nicolau Spindeler en 1490, ejemplar rarísimo y obra emblemática para todos los valencianos, del que solo existen tres ejemplares en todo el mundo.

Todas las obras expuestas están digitalizadas y pueden consultarse on line desde cualquier lugar del mundo, a través de la colección digital denominada Somni, en referencia al incunable Lo somni de Joan Joan de Jaume Gassull impreso en València en 1497.

Además, con motivo del 550 aniversario del fallecimiento del inventor de la imprenta, la primera pieza que verá el público al acceder a la exposición, es una réplica idéntica de la prensa de Gutenberg, perteneciente a la Asociación del Senado del Museo de la Imprenta de València. Dicha prensa fue conseguida a raíz del hermanamiento de la ciudad de València y la de Maguncia. Con unas dimensiones de 2,8m de altura por 1,8 de ancho, estará activa dos veces por semana (martes tarde de 17.00 a 20.00 horas y viernes mañana de 11.00 a 14.00 horas), y con la ayuda de un maestro impresor, el público podrá imprimir la primera página del incunable del Tirant lo Blanc.

Tres décadas de servicio al estudiante

Por otra parte, en la Sala Oberta puede contemplarse hasta el 8 de abril la exposición Treinta años al servicio de los estudiantes (1987-2017). De acuerdo con el comisario de la exposición, el catedrático de la Universitat de València, Marc Baldó, la exposición permite conocer la historia de unos de los servicios de estudiantes pioneros de estudiantes, además de acercarse a la imagen de la Universitat y del estudiante, y como este ha cambiado en las últimas tres décadas.

El objetivo fundamental de la exposición es dar visibilidad al Servei d’Informació i Dinamització de la Universitat de València (SEDI), que tiene un papel importante "en la cultura democrática de la Universitat" informando a los estudiantes de las becas o de la formación complementaria y gestionando una serie de actividades culturales que se realizan en la universidad. Aun así, este servicio no tendría sentido sin los estudiantes. Es por lo que ellos son el vector real de la exposición, son los que aparecen en las imágenes, a través de las fotografías de Miguel Lorenzo.

La exposición, muy visual, hace un recorrido por los 30 años del Sedi desde su creación en 1987, y permite acercarse a todos los programas, gestionados por esta unidad, y posteriormente el CADE (Centro de Asesoramiento y Dinamización de los Estudiantes), creada en el año 1998 y con el que se fusionó a partir de 2011.

La exposición, que contiene todos los materiales editados por este servicio (revistas, folletos, agenda, etc.) y un audiovisual, que recoge la entrevista de 14 personas vinculadas al SEDI, permite adentrarse a unos de los servicios de estudiantes más modernos de las universidades españolas.

Consulta aquí más noticias de Valencia.