Margarita Robles, portavoz del PSOE en el Congreso, y Adriana Lastra, vicesecretaria general del partido.
Margarita Robles, portavoz del PSOE en el Congreso, y Adriana Lastra, vicesecretaria general del partido. EFE

El PSOE presentó este jueves ante el Tribunal Constitucional un recurso de amparo contra el uso abusivo que, a su juicio, hace el Gobierno de su capacidad de vetar iniciativas legislativas de la oposición en el Congreso, lo que impide que se tramiten. La portavoz socialista en la Cámara Baja, Margarita Robles, dijo que el Gobierno hace "sistemáticamente" una "interpretación arbitraria y extensiva" de su capacidad de veto, algo que "no tiene precedentes".

El artículo 134.6 de la Constitución establece que "toda proposición o enmienda que suponga aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios requerirá de la conformidad del Gobierno para su tramitación". El 126.2 del Reglamento del Congreso especifica que, cuando se presenta una proposición de ley, la Mesa la remite al Ejecutivo, que tiene 30 días para pronunciarse. Si se opone, la iniciativa decae y no se tramita.

Tradicionalmente, esa capacidad del Gobierno de vetar las normas que impliquen un aumento del gasto o una reducción de los ingresos se había entendido referida al ejercicio en curso, para que no afectase a unos presupuestos ya aprobados. Es decir: para que una iniciativa de la oposición que viera luz verde a mitad de año no descuadrase las cuentas. Sin embargo, el Ejecutivo de Rajoy ha vetado iniciativas que afectan tanto al año en curso como a ejercicios posteriores.

En lo que va de legislatura, el Gobierno ha vetado 44 proposiciones de ley de grupos de la oposición y de parlamentos autonómicos. La única forma de superar el veto es que la Mesa de la Cámara Baja, donde el PP tiene tres representantes y PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos dos cada uno, revierta el veto. En esta legislatura lo ha hecho en dos ocasiones, y el Gobierno recurrió esa decisión al Constitucional para mantener su veto. El TC aún no ha decidido.

Ya el martes, el secretario general socialista, Pedro Sánchez, anunció este recurso y acusó al Ejecutivo de "manipular" para "frenar derrotas parlamentarias semanales". Sánchez insistió en que el Gobierno usa "de manera impúdica" el veto para frenar "iniciativas que claramente avanzarían en derechos y cohesión social en nuestro país". El líder del PSOE también criticó a Cs, porque sus votos son decisivos en la Mesa del Congreso para que los vetos se mantengan.

Este jueves, Robles insistió en que se están vetando todas aquellas propuestas que podrían "mejorar la vida de los ciudadanos", y acusó a Cs de colaborar a la "paralización de la vida parlamentaria". Preguntado por este extremo, el portavoz del partido naranja en la Cámara Baja, Juan Carlos Girauta, se defendió y aseguró que Cs no puede oponerse en la Mesa a una decisión del Gobierno, porque la Constitución "faculta" al Gobierno y porque es un "criterio jurídico".