Pisos nuevos
Pisos en construcción. rocío alba

El estancamiento del mercado inmobiliario se hace cada vez más patentes y las estrategias de venta más imaginativas.

La empresa de subastas Tulipp ha anunciado la organización de una subasta de pisos a la inversa, con pujas de precios a la baja, con la que el comprador puede lograr un descuento de hasta el 30%, según informó la empresa.

La subasta se realizará en el marco de un salón inmobiliario de 'bajo coste' que la empresa organizará a finales del próximo mes de marzo en el recinto ferial de la Casa de Campo de Madrid.

Soluciones en tiempos de crisis

Según explicó Tulipp en un comunicado, la subasta a la baja, también denominada inversa u holandesa, se realiza con un proceso inverso al de una subasta tradicional.

El subastador va rebajando el precio; el primero que puja se convierte en adjudicatario
Los bienes salen a la venta a un precio de salida determinado, que se reduce progresivamente hasta encontrar un comprador dispuesto a pujar por el mismo. La primera persona que puja se convierte en adjudicataria del bien al precio reducido alcanzado.

Si se llega a un precio mínimo, o precio de reserva, que ha sido pactado previamente entre el promotor y Tulipp sin que ninguna persona haya pujado por el inmueble, éste se retira automáticamente de la subasta sin posibilidad de pujar por él.

Los inmuebles para subastar serán anunciados en la página de Internet de Tulipp y podrán visitarse poniéndose en contacto directamente con las promotoras.

Este tipo de subasta se denomina holandesa, porque reproduce uno de los instrumentos empleados por los comerciantes holandeses para establecer el precio de los tulipanes en los siglos XVI y XVII para hacer frente a la crisis.