Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos. EFE

El barómetro del CIS publicado este lunes señala que el PP volvería a ganar unas elecciones generales si se celebrasen hoy, por delante de PSOE, Cs y Unidos Podemos. Los conservadores caen hasta el 26,3%, 2,7 puntos menos que en el anterior estudio, pero aún aventajan en 3,2 a los socialistas (23,1%), que también descienden. Por detrás, el partido de Rivera crecería más de tres puntos, hasta el 20,7%, y adelantaría por primera vez a Unidos Podemos (19%).

Tras conocer estos datos, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, destacó en una rueda de prensa en la sede de Génova que "el barómetro del CIS confirma que el PP hoy volvería a ganar las elecciones" y agregó que, mientras "a algunos les encanta vivir de las encuestas", el PP considera que "lo importante es el voto del ciudadano". Además, criticó a Cs, al que acusó de moverse siempre por puro "interés electoral y partidista".

El conservador restó importancia al hecho de que el líder de Cs, Albert Rivera, sea el mejor valorado por los españoles, y dijo que "todo es coyuntural" y "pasajero", además de estimar que los votantes de izquierda son "mucho más implacables" contra el PP y sus líderes en este tipo de sondeos. Todo, insistió Maíllo al referirse al sondeo, es "coyuntural" y debe "valorarse en su justa medida".

El portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, calificó de "enormemente positiva" la encuesta, y dijo en una comparecencia en Ferraz que "anima a seguir trabajando" en la misma línea de "seriedad" que hasta ahora ha desarrollado la dirección socialista. Puente destacó que el PSOE ya es primero en intención directa de voto, y apuntó que cuando además sea el primero tras la "cocina" podrá estar "satisfecho".

"Creemos que la tendencia es bastante sólida de consolidación del voto de la izquierda y de que somos la alternativa al PP; más allá de la coyuntura de subir un punto o bajar un punto, la tendencia es positiva", señaló el portavoz socialista, que incidió en que desde hace un año su partido ha crecido cinco puntos en intención de voto y se ha reducido de siete a tres puntos su distancia con el PP.

Inés Arrimadas, líder de Cs en Cataluña y también portavoz de su dirección nacional, pronosticó que la legislatura actual será el "paso previo" a un "cambio" en la política española. Para Arrimadas, "el bipartidismo se ha debilitado" y la formación naranja es la capaz de ofrecer un "proyecto reformista, de centro, demócrata y liberal". "Cs está preparado para gobernar ayuntamientos, capitales y el país. Afrontamos los retos con ilusión", comentó.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, consideró por su parte que la encuesta certifica que "hay cuatro grandes formaciones" y que "puede ganar cualquiera". Iglesias admitió que su formación tiene "que mejorar", pero se felicitó de que no haya sufrido la "debacle" que algunos vaticinaban. "Hay que ser prudentes con las encuestas pero después de todos los titulares anunciando nuestra debacle, el CIS dice que subimos", escribió en Twitter.