El presidente de Cs, Albert Rivera.
El presidente de Cs, Albert Rivera. CIUDADANOS

El PP volvería a ganar unas elecciones generales, si se celebrasen hoy, con el 26,3% de los votos, según el barómetro del CIS publicado este lunes. Por detrás, a 3,2 puntos, se situaría el PSOE, que obtendría un 23,1% de los sufragios. La principal novedad del sondeo, sin embargo, está en la tercera y cuarta plaza: por primera vez, Cs ascendería a la tercera posición, con un 20,7% de las papeletas. Unidos Podemos, en cambio, se vería relegado a la cuarta plaza con el 19%.

Este estudio [ver en PDF] es el primero del CIS que incluye la estimación de voto desde que se celebraron, el 21 de diciembre, las elecciones en Cataluña. Sondeos de medios privados ya habían apuntado en las últimas semanas a un fuerte repunte de la formación encabezada por Albert Rivera, a la que han llegado a colocar incluso en disposición de disputar la victoria a PP y PSOE. El CIS confirma la tendencia ascendente, aunque señala que Cs solo rebasaría a Unidos Podemos.

Con respecto al anterior barómetro, que se publicó en noviembre, el PP cae 2,7 puntos, el PSOE se deja 1,1, Cs asciende 3,2 y Unidos Podemos sube 0,5. En aquella encuesta, los conservadores tenían una estimación del 28%, los socialistas del 24,2%, Unidos Podemos y sus confluencias lograban un 18,5% y Cs se quedaba en el 17,5%. En las últimas elecciones generales, las de junio de 2016, el PP logró un 33% de los sufragios, el PSOE el 22,7%, Unidos Podemos un 21,1% y Cs un 13,1%.

En intención directa de voto, hay un triple empate entre PP, PSOE y Cs, aunque la clasificación la lideran los socialistas (15,9%). En segunda plaza aparece el partido naranja (15,7%), mientras que el PP es tercero (15,5). Más descolgado aparece Unidos Podemos, con el 10,6% de respuestas directas de los encuestados.

Entre los partidos de ámbito autonómico, destaca el ascenso de las fuerzas catalanas con representación en el Congreso, ERC y PDeCAT, que crecen del 2,7% al 3,4% y del 1,6% al 2%, respectivamente. Entre los partidos vascos, el PNV se deja una décima (del 1,3% al 1,2%), que gana por su parte EH Bildu (del 0,7% al 0,8%). Finalmente, un 11,3% de los potenciales votantes se abstendría, un 17,2% dice que "no sabe" por qué partido se decantaría y un 2% prefirió no contestar.

Rivera, el mejor valorado

Todos los líderes políticos por los que pregunta el CIS, los 16, suspenden en valoración media. El que más se aproxima al aprobado es Albert Rivera (Cs), que obtiene un 4,01. Por detrás, entre los líderes de ámbito nacional, aparecen Pedro Sánchez (PSOE), con un 3,68; Alberto Garzón (IU), con un 3,67; Mariano Rajoy (PP), con un 2,87; y Pablo Iglesias (Unidos Podemos), que es el peor valorado y obtiene una nota de 2,54 puntos sobre 10.

Los encuestados tampoco aprueban la gestión del Gobierno de Rajoy ni la labor de oposición del PSOE. La actuación del Ejecutivo es mala o muy mala para el 55% de los ciudadanos, regular para el 32,1% y buena o muy buena para apenas el 11,5%. La del principal partido de la oposición es mala o muy mala para el 51,9%, regular para el 37,6% y buena o muy buena para el 6,9%.

Si se pone el foco en el Gobierno, la figura de Rajoy sale mal parada. El presidente inspira "ninguna confianza" a casi la mitad de los españoles: un 47%. Otro 31,2% dice tener "poca" confianza en Rajoy. Un 16,8% asegura que el presidente le genera "bastante" confianza, y solo un 3,3% confía "mucho" en el líder del Ejecutivo y el PP.

Entre los ministros de su gabinete, solo cuatro alcanzan una nota de 3 puntos sobre 10. La mejor valorada es la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (3,58). Le siguen, por este orden, la responsable de Agricultura, Isabel García Tejerina (3,27), el ministro de Educación, Cultura y deporte, y también portavoz, Íñigo Méndez de Vigo (3,03) y el de Fomento, Íñigo de la Serna (3,00). El peor valorado es el responsable de Hacienda, Cristóbal Montoro (2,33).

El paro, principal problema

La principal preocupación de los ciudadanos sigue siendo el paro. El 65,8% de los encuestados lo citan como uno de sus tres mayores problemas. Con respecto al barómetro anterior, cae un punto. En segundo lugar figura la corrupción, con un 35,1%, 3,4 más que en barómetro de enero. Por detrás aparecen los políticos (24,3%), los problemas de índole económica (23%) y la preocupación por Cataluña, quinta, que cae nuevamente y queda en el 14,9%.

Entre las diez primeras preocupaciones de los españoles figuran, además, la sanidad (9,9%), los problemas relaciones con la calidad del empleo (9,5%), los problemas de índole social (8,8%), la educación (6,8%) y las pensiones (4,8%). En undécimo lugar aparece la violencia contra las mujeres, que citan un 4,6% de los encuestados. Hace apenas un mes, en el barómetro de diciembre de 2017, solo un 1,8% de los españoles la citaba como problema.

En cuanto a la percepción de la situación política, sigue siendo negativa, aunque experimenta una ligera mejora, ya que el 69,9 por ciento la ve "mala" o "muy mala" frente a al 73,4 que pensaba así en diciembre, mientras los que la ven "buena" o "muy buena" suman ahora el 3,4, cuando en diciembre eran el 3,1 por ciento.

El estudio se ha elaborado a partir de 2.477 entrevistas, realizadas del 2 al 14 de enero. El trabajo de campo, por tanto, comenzó unos diez días después de las elecciones del 21-D y concluyó antes, por ejemplo, de la elección de Roger Torrent como president del Parlament (17 de enero), de la propuesta de Carles Puigdemont como candidato a la investidura (22 de enero) o del recurso del Gobierno central al Constitucional contra la candidatura del expresident (26 de enero).