Audiencia Nacional
Fachada de la Audiencia Nacional en Madrid EFE

Eduardo de la Peña, el "ñapas" al que David Marjaliza encargó quemar documentación por consejo de Francisco Granados, ha confesado este miércoles ante el juez de Púnica que destruyó diez o doce bolsas con documentos de la trama y también que hizo facturas falsas por alrededor de 1 millón de euros.

De la Peña ha declarado este miércoles a petición propia en la Audiencia Nacional como imputado y lo ha hecho por primera vez desde que Marjaliza le señalara como la persona que quemó los documentos.

El exsocio de Granados le apuntó como el autor de la quema en el juicio que se celebró el pasado noviembre sobre el chivatazo que le dio un guardia civil a Granados de que estaba siendo investigado y que acabó con la primera condena contra el exconsejero, a 2 años de cárcel.

Tres carros con sacos

Según fuentes presentes en la declaración, De la Peña ha expresado al juez su intención de colaborar con la justicia y ha reconocido que, tal y como dijo Marjaliza en el juicio, quemó tres carros con sacos de documentos en un día de niebla, pero ha añadido que él no sabía de qué papeles se trataba.

Marjaliza sostuvo que la quema se produjo en la primera semana de octubre de 2014, cuando fue "un amigo a recogerlo y a quemarlo". "Un ñapas que nos hace las cosas de los pisos, las goteras, nos arregla todas esas cosas", especificó tras dar por primera vez el nombre de De la Peña como autor de la destrucción.

Aparte de dar detalles sobre cómo eliminó supuestas pruebas incriminatorias, el imputado ha reconocido este miércoles que viajó a Suiza a buscar una nave en la que ocultar los cuadros y las plumas Mont Blanc que atesoraba Marjaliza, pero ha dicho que no sabe quién hizo la gestión de alquilarla.

Facturas falsas

Durante su declaración se le ha preguntado también por unas facturas que hizo a Cofely, una empresa vinculada a la trama que recibió numerosos contratos de ayuntamientos madrileños a cambio de pagar comisiones a la red liderada por Granados y Marjaliza.

De la Peña ha reconocido que confeccionó numerosas facturas falsas a esa empresa por trabajos que no realizó y que pudieron ascender a alrededor de 1 millón de euros, según las mismas fuentes.

A cambio de esas gestiones, él se quedaba con una cantidad de dinero y le daba el resto a Marjaliza, ha dicho el imputado.

Consulta aquí más noticias de Madrid.