Rosario Weiss. Retrato de Goya. Burdeos, 1826
Rosario Weiss. Retrato de Goya. Burdeos, 1826. Lápiz negro sobre papel. Museo Lázaro Galdiano. Inv. 4020 ROSARIO WEISS

En un tiempo donde la hegemonía masculina estaba a la orden del día, Rosario Weiss Zorrilla (Madrid, 1814-1843) fue una de las pocas mujeres en ingresar como académica de mérito por la Pintura de Historia en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Vivió solo 28 años (falleció a causa del cólera) y aunque se le considera a día de hoy "una dibujante excepcional" sigue siendo una gran desconocida para el gran público.

Recuperar la figura y el legado artístico de esta talentosa mujer se ha convertido en la actual misión de la Biblioteca Nacional de España, que junto al Museo Lázaro Galdiano y el Centro de Estudios Europa Hispánica (CEEH), acaba de inaugurar la exposición Dibujos de Rosario Weiss, abierta al público hasta el próximo 22 de abril.

La muestra presenta más de un centenar de obras Weiss en especial dibujos, entre los que destacan los retratos de Francisco de Goya, Ramón Mesonero Romanos, Guillermo Weiss, El marqués de Benalúa, Los hermanos Velluti o Una dama de Burdeos, además de numerosos paisajes. El público podrá ver asimismo una veintena de litografías, como Autorretrato, El Genio de la Libertad, Espronceda, Larra o Zorrilla, y algunas de sus pinturas, entre ellas Francisco de Goya, Los duques de San Fernando o Ángel custodio.

Con Goya, precisamente, surgió su pasión por el dibujo. La madre de Rosario, Leocadia Zorrilla, trabajaba como ama de llaves del pintor y los tres vivieron juntos en la Quinta del Sordo entre 1820 y 1824 y después en Burdeos hasta 1833. Aunque existieron rumores de que la niña podría ser hija suya, ni hay pruebas que lo confirmen a día de hoy ni el aragonés llegó a incluir a ninguna de las dos mujeres en su testamento.

Sea como sea, lo que sí es cierto es que Weiss comenzó a dibujar gracias a los esbozos que el pintor hacía para que ella los copiara o completara. En la exposición, de hecho, pueden verse algunos de estos dibujos que Goya para Weiss como Mendigo, Dromedario y Pantera. Ya en Burdeos y con tan solo 11 años ingresaría en la escuela pública de dibujo de Pierre Lacour, donde adoptaría el trazo "preciso y limpio" que entonces predominaba en el país vecino.

Vida social en el Liceo

De vuelta en España, durante su última década de vida, Rosario desarrolló una prolífica carrera compaginando la copia de pinturas de grandes maestros tan de moda en aquella época (Goya, Velázquez, Murillo, Tiziano, Rubens...) con la realización de retratos a lápiz de escritores y demás personajes que frecuentaban como ella el Liceo Artístico y Literario. De esta manera, Espronceda, Zorrilla, Larra o Mesonero Romanos son protagonistas de esta exposición que se completa además con dibujos, paisajes y litografías. Un año antes de morir, recibiría uno de sus mayores reconocimientos al ser nombrada maestra de dibujo de Isabel II y su hermana, la infanta Luisa Fernanda.

Comisariada por Carlos Sánchez Díez, del departamento de conservación del Museo Lázaro Galdiano, la muestra ha tomado forma gracias a piezas de esta institución, de la BNE, la Bibliothèque municipale de Bordeaux, el Museo del Prado, el Museo del Romanticismo y colecciones privadas, así como de otros museos e instituciones públicas españolas.

Autorretrato de Rosario Weiss