El hotel Dorchester, que albergó la polémica cena benéfica
El hotel Dorchester, que albergó la polémica cena benéfica solo para hombres. EFE

La primera ministra británica, Theresa May, se ha mostrado "horrorizada" por las denuncias de acoso sexual a 130 azafatas que trabajaron en una cena benéfica organizada exclusivamente para hombres de negocios, políticos y personalidades (masculinas) del deporte o las artes.

May condenó el "sexismo" en un evento por el que hasta un alto cargo del Ministerio de Educación británico tuvo que dimitir, después de que se supiera que había ayudado a organizar la polémica cena solo para hombres en un hotel de lujo de Londres, cuyos asistentes han sido acusados de acosar a las camareras.

Una periodista infiltrada del diario 'Financial Times' reveló que "muchas azafatas, algunas de ellas estudiantes que estaban allí para ganar un dinero extra, fueron manoseadas, acosadas sexualmente y recibieron proposiciones".

Durante las seis horas que duró la velada, incluida la fiesta posterior a la cena, las mujeres recibieron todo tipo de "comentarios lascivos y peticiones para acompañar a los asistentes a alguna habitación del Dorchester", según describe la periodista Madison Marriage.

"Había manos que subían por las faldas y manos en los traseros, pero también manos en las caderas, en el estómago y brazos que te rodeaban la cintura de improviso", relató la periodista en una entrevista con la BBC. Esta cena anual solo para hombres ha sido uno de los acontecimientos destacados del calendario social de la capital británica durante los últimos 33 años, según la cadena pública.