Desahucio en Madrid
Vecinos intentan paralizar un desahucio en Ciudad Lineal (Madrid). JORGE PARÍS

La decisión del Supremo, hace un mes, de avalar la validez del polémico índice IRPH al que se referenciaron en España más de un millón de hipotecas no solo fue contestada en aquella sentencia por el voto particular de los jueces Orduña y Arroyo, sino que dos audiencias provinciales han decidido este mes de enero desoír la postura del alto tribunal y dictaminar en favor de dos consumidores ante la entidad que les concedió el préstamo.

"Comienza la rebelión en los juzgados", apunta la asociación de usuarios bancarios Asufin, que siempre ha defendido la falta de transparencia de estas cláusulas ante la postura del Supremo. El alto tribunal, en su sentencia de diciembre, consideró que la cláusula no era abusiva al ser  "fácilmente accesible" para un consumidor "atento y perspicaz" conocer los sistemas de interés variable y comparar las condiciones de distintos prestamistas.

Dos sentencias en dos comunidades distintas

Los dos juzgados que han dictado en contra de la postura del Supremo son un Juzgado de Instrucción de Amurrio (Álava) y la Audiencia Provincial de Girona. Y ninguna de las dos salas ha hecho caso a aquel dictamen de diciembre. La de Amurrio, además, ha hecho suya la tesis del magistrado Francisco Javier Orduña de que el IRPH debe considerarse abusivo y anularse por no ajustarse a la doctrina del TJUE en materia de transparencia.

En el caso alavés se ha ordenado anular el IRPH por falta de transparencia, dejar el contrato sin interés y devolver las cantidades cobradas de más por Caja Rural de Navarra. "Esta sentencia se ajusta a las Directivas europeas que señalan que el préstamo se tiene que quedar sin remunerar para que se produzca un efecto disuasorio en la entidad. Si una cláusula es nula, el juez no puede proponer otro índice ni otro tipo de interés. Es una clara advertencia a los bancos de que sus abusos les pueden salir caros", explica Patricia Suárez, presidenta de Asufin.

No está tan satisfecha Suárez en cambio con la segunda sentencia. Se dictamina contra Caixabank por cambiar el IRPH Cajas —ya extinto— a otro fijo y hacerlo sin transparencia. El juez ordena devolver los intereses abonados de más, pero mantiene vivo el IRPH Entidades. "No es admisible", dice la presidenta de Asufin: "ese índice es igualmente abusivo y a muchas familias les han cambiado a un tipo fijo sin poder negociar".

Europa puede tener la última palabra, como en las cláusulas suelo

El recorrido que siga la sentencia del IRPH puede llevar el mismo camino que las cláusulas suelo: el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En el caso de las cláusulas suelo, fue un juzgado español el que elevó una cuestión a la Corte de Luxemburgo para saber si la devolución de cantidades debía ser retroactiva, algo que el Supremo negó en su sentencia de 2013. El TJUE acabó corrigiendo al Supremo. Y el Supremo, cambiando su doctrina.

Ahora puede pasar lo mismo. Eso al menos es lo que espera Asufin, que en una demanda colectiva contra Unión de Créditos Inmobiliarios —una filial del Banco Santander— ha solicitado al juez que eleve una cuestión prejudicial al TJUE "para que sea Europa quien definitivamente acabe con este abuso". Será el magistrado asignado al caso quien decida si eleva el caso al tribunal europeo.

Los afectados por el IRPH denuncian que la banca les vendía este índice en sus hipotecas porque era más estable que el euríbor. En la práctica, lo que ha implicado es que un millón de afectados no se han beneficiado de la caída del euríbor en la crisis y han pagado de más por su hipoteca. Según los cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ese exceso ha sido de unos 1.200 euros más al año por una hipoteca media.