La red viaria gallega, y los conductores, tiene más compañía (y control) que hace algo más de un mes:  cien ojos y más de 2.000 horas de vigilancia semanal, que han añadido los 55 nuevos agentes de la Guardia Civil, el último refuerzo de Tráfico para la comunidad.

En vísperas del inicio del dispositivo especial navideño, aunque ya con más vigilancia (especialmente los fines de semana), lanza ahora un plan de choque contra unas cifras de siniestralidad que aquí meten miedo.

Menores de 25 años

Galicia cuenta con decenas de tramos de alta siniestralidad (TAS), más conocidos como puntos negros. Además, las cifras de mortalidad tienen un carácter aún más dramático si se atiende a la edad de los fallecidos: uno de cada cuatro es menor de 25 años; dato alarmante si  tenemos en cuenta que este grupo tan sólo representa un 17% de los conductores que circulan por España.

Los datos, según Tráfico, colocan a carreteras como la AC-12 y la N-IV entre las vías más peligrosas de España.

El panorama, sin embargo, ha mejorado algo en los últimos tiempos, según las autoridades. El teniente coronel Ulla lo tiene claro: «Diez años atrás, Galicia estaba bastante peor que ahora».evos agentes.

Y en el horizonte podría haber más. La Benemérita ya cuenta con cerca de 900 agentes en Galicia, y se ha marcado un reto: 100 compañeros más antes de 2009. Éstas son las previsiones que maneja la Guardia Civil para su plantilla gallega, que seguirá estrechando los controles sobre el conductor.

Menos víctimas

Así las cosas, el refuerzo de agentes de la DGT viene a dar respuesta a una demanda que incluso había puesto de manifiesto la propia Guardia Civil en numerosas ocasiones. Se necesita más personal para cubrir la red viaria gallega y lograr acabar con las negras estadísticas.

Por otro lado, en la Dirección General de Tráfico continan calibrando los resultados de la campaña del carné por puntos. En el caso gallego, el balance, según el jefe provincial coruñés de la DGT, Pedro Pastor del Castillo, no es negativo. Se ha conseguido que la cifra de muertos continúe «a la baja».

Retraso burocrático

Pero las buenas vibraciones de los responsables de Tráfico sobre la eficacia de los puntos contrastan con la lentitud de los trámites para castigar a los infractores.  La burocracia es lenta y las infracciones tardan en pasar factura a los conductores.

Sin ir más lejos, en A Coruña (provincia gallega con mayor concentración de accidentes), cerca de 40 conductores están sin puntos y sin conducir. Pero centenares de ellos continúan circulando, incluso sin ninguno de ellos. Más de un año de posibles recursos de los afectados tienen la culpa.

Un censo de imprudentes

Doce agentes de la Guardia Civil trabajan ya, en jornadas de dedicación exclusiva, en la preparación de un informe encargado por la Fiscalía del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que pretende dar con las claves para terminar con la siniestralidad. El teniente coronel Ulla confirma que el documento estará listo a finales del próximo año, una vez que la Guardia Civil haya analizado más de 300 casos al mes, e incluso tenga listo el perfil del conductor imprudente. La recogida de datos comenzó el pasado día 1 de noviembre.