Xavier Domènech (Sabadell, Barcelona, 1974) es el candidato a la Presidencia de la Generalitat por Catalunya en Comú-Podem. Aunque las encuestas no le sonríen, mantiene el ánimo, confía en el voto de última hora de los indecisos para llegar al menos hasta los 15 escaños, e insiste en que su apuesta por un Govern transversal y de izquierdas se abrirá paso: "Es la única alternativa a seguir con gobiernos de Puigdemont", argumenta.

Historiador de profesión, su tono es tranquilo y dialogante, aunque sin esconder su preocupación por la situación social y las desigualdades en Cataluña. Tras encabezar la lista de En Comú Podem en las generales de 2015 y 2016, ahora dejará su escaño en el Congreso para dar el salto a la política catalana. A escasos días de unas elecciones clave, Domènech recibió a 20minutos este jueves, horas antes de un acto de campaña en El Prat de Llobregat (Barcelona).

Apuestan por un pacto con ERC y PSC, pero ambos partidos rechazan esa vía. ¿Es factible el tripartito de izquierdas?
La mayoría de votantes del PSC están por esa fórmula, no por gobernar con Cs y PP. El futuro de este país pasa por una nueva etapa de gobierno transversal que permita la reconciliación que necesitamos todos, abandone la unilateralidad y haga políticas sociales. Estoy convencido de que nuestra propuesta es la única alternativa a seguir con gobiernos de Puigdemont.

¿Para pactar con ERC, le exigirían no avanzar en la hoja de ruta independentista?
Sí, y al PSC le plantearíamos que se olvide de construir una alternativa con el PP.

Al bloque Frankenstein de Iceta, Albiol y Arrimadas solo le une el no¿No contempla la abstención en la investidura?
Eso es. El salto a la política de quienes no nos hemos dedicado a ella solo tiene sentido si es para transformar, así que nosotros no hemos venido a abstenernos ante un bloque, sino a transformar esa realidad. Al bloque Frankenstein de Iceta, Albiol y Arrimadas solo le une el no, y al bloque de ERC, Junts per Catalunya y la CUP, la confusión, confusión en la que han sumido al país y confusión que tienen ahora para explicar lo que quieren.

¿Cuál es su apuesta, entonces?
Un Gobierno transversal, progresista, que ponga la situación de las personas en el centro. Creo que soy el único candidato que puede sentar en una mesa a personas de distintos bloques y creo que, por tanto, el candidato para ese Gobierno progresista soy yo.

Iceta quiere gobernar en solitario y con independientes. ¿Qué opina?
Pero eso pasa por el apoyo de Cs y PP. Esa fórmula de Iceta es una fórmula para eludir la realidad. Él sueña con conseguir el apoyo de Arrimadas y Albiol, pero eso no va a suceder. Mejor afrontar la realidad de una vez. Solo hay una alternativa: el Gobierno de progreso. Lo sabe Iceta y lo saben sus votantes.

¿Baraja que puedan repetir las elecciones?
No. Hay un millón de catalanes que han decidido ir a votar y no saben aún a quién. Creo que no quieren votar en contra de alguien, ni verse en un bloque u otro, sino que quieren votar a favor de una nueva etapa. Queremos convencerles de que nosotros somos coherentes y que no jugaremos con el país, y una participación muy alta puede cambiar todo lo que se está planteando ahora.

¿Consultarán con las bases cualquier pacto?
Sí.

Ante la fuga de empresas, Rajoy no actuó para garantizar la estabilidad, sino para profundizar en el caos¿Qué opina de las consecuencias económicas del procés?
La Generalitat tiene que asumir una parte de la responsabilidad, y el Gobierno también. Si el Gobierno quería garantizar el orden, que no hubiera hecho un decreto para facilitar la fuga de empresas. Rajoy no actuó para garantizar la estabilidad, sino para profundizar en el caos. Ahora se ha calmado el traslado de empresas, y es urgente recuperar el autogobierno, la dignidad de las instituciones catalanas y priorizar la agenda social, porque hay un problema gravísimo: simos la comunidad que lidera los desahucios y a que lidera el número de imputados por corrupción.

En su programa hay propuestas como elevar el salario mínimo a 1.000 euros, que no dependen del ámbito autonómico. ¿Es un programa realista? ¿Tiene la Generalitat capacidad para decidir algo así?
Es cierto que hay una parte que corresponde al ámbito de las competencias del Estado, pero también hay que tener en cuenta la capacidad propositiva y proactiva de la Generalitat. Nosotros aspiramos a un marco de relaciones laborales catalán, un nuevo pacto social y un pacto transversal para buscar un nuevo encaje con España.

Iceta pide el indulto para los políticos presos. ¿Lo comparte?
Nosotros lo pedimos antes que el PSC. Antes de la campaña ya dijimos que las prisiones preventivas eran injustas y que, para mayor normalidad, lo mejor es que se solucionen distorsiones como esta. Entonces el PSC no contestó, y ahora Iceta habla de indultos, aunque el PSOE, por boca de Adriana Lastra, ha dicho dos cosas preocupantes: que Iceta expresaba una opinión personal y que son cosas que se dicen en campaña. Nosotros, las fórmulas concretas, si son indultos u otras, las veríamos.

¿Considera que son presos políticos?
Sí, porque el origen del conflicto es político y porque la prisión preventiva se justificó en que no se habían adherido de forma positiva a la Constitución. Pero, que yo sepa, España no es una democracia militante que exija una adhesión positiva a la Constitución para hacer política, de lo cual me alegro, porque permite la pluralidad.

¿Es Puigdemont el president legítimo? ¿Debe volver de Bruselas?
Si yo fuera president, no estaría allí. Comparto con los independentistas que la convocatoria de las elecciones es ilegítima, pero el resultado es absolutamente legítimo, porque es el voto de los catalanes. Así que cuando plantean que no hay que elegir un president porque ya hay uno, se están saltando la voluntad de los catalanes.

¿Debe acabar el 155 al día siguiente de las elecciones?
Sí. La aplicación del 155 entraña un peligro para España, y tal y como se ha hecho es inconstitucional. Por eso hemos planteado un recurso ante el Tribunal Constitucional. En los debates constitucionales, Alianza Popular planteó que el 155 sirviera para disolver un parlamento y convocar elecciones, y se votó en contra. Los que se presentan como constitucionalistas son precisamente los que se han cargado los pactos de la transición.

Ustedes han dicho "ni DUI ni 155" en múltiples ocasiones. ¿Pero qué se podía hacer tras la DUI que no fuera el 155?
Puigdemont tendría que haber convocado elecciones, nunca debería haber declarado la DUI. Pero la socluión pasaba inicialmente por abrir una mesa de diálogo. Además, el 155 no inició su aplicación por la DUI, sino que llegó al Senado a partir de las cartas que intercambiaron Rajoy y Puigdemont.

¿Se adoctrina en la escuela pública catalana?
Posiblemente es una de las cosas más injustas que he escuchado. Y posiblemente, quienes dicen eso no han ido nunca a la escuela pública, que es un eje esencial de la igualdad social y una de las grandes victorias de nuestros padres. El modelo fue una propuesta de las izquierdas y de las clases populares, y uno de los grandes éxitos de Cataluña. Creo que quienes lo atacan no son conscientes de lo que está atacando.

¿Son suficientemente plurales los medios públicos catalanes?
Nosotros planteamos que la elección de cargos dependa del Parlament, no del Govern, y que los propios profesionales participen en los procesos. Eso puede mejorar mucho los medios públicos catalanes, pero yo no sería muy crítico con ellos: creo que mantienen la pluralidad y veo otros modelos que tampoco son para enorgullecerse.

Cataluña tiene que avanzar en autogobierno, en competencias y en derechos sociales¿Por qué consideran que el referéndum pactado es la mejor opción?
Proponemos un nuevo acuerdo para Cataluña. La política catalana lleva tiempo dividida en torno a la pregunta de la independencia, y lo mejor para responderla es un referéndum pactado con un pacto de claridad previo. Pero también queremos avanzar como país, y eso puede suceder más allá del sí o el no a la independencia: Cataluña tiene que avanzar en autogobierno, en competencias y en derechos sociales.

¿Para convocarlo, sería necesario cambiar antes la Constitución?
No. Y, si no confían en mí, pueden confiar en nuestros adversarios: Francesc de Carreras, un constitucionalista ilustre y de Ciudadanos, explicó en un artículo publicado en 2012 cómo se podría convocar dentro del marco constitucional.

En la comisión territorial del Congreso solo están por ahora PP, PSOE y Ciudadanos. ¿Es viable una reforma constitucional sin Unidos Podemos y los partidos catalanes y vascos?
Si el PSOE pacta una reforma constitucional con el PP y Ciudadanos, no va a ser para solucionar el problema de Cataluña ni para solucionar el progreso social de España. Y además tardaría al menos dos legislaturas, con lo que no es la gran solución para abrir un tiempo nuevo desde ahora. Estamos de acuerdo en que tiene que haber cambios en la Constitución, pero planteamos llegar a un pacto sobre el contenido de las reformas y, después, buscar los medios, que pueden ser plurales.

¿Cuál será la nueva cara de En Comú Podem en el Congreso?
Lo decidiremos en enero. No esperábamos elecciones y necesitamos algo de tiempo para resolver algunas cosas.