El camión con 43 de las 44 piezas artísticas e históricas que forman los bienes de Sijena ha llegado ya a la localidad oscense entre vítores de las decenas de vecinos que aguardan su devolución.

Procedente de Lleida, el camión con las piezas y el grupo de técnicos del Gobierno de Aragón que han participado en la tarea de embalaje han sido recibidos en el Monasterio de Villanueva de Sijena por la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo, Mayte Pérez, y por el alcalde del municipio, Ildefonso Salillas. Ambos han recibido a la comitiva con aplausos y se han abrazado a los técnicos.

El director general de Cultura y Patrimonio, Nacho Escuín, ha denunciado que algunos de los lienzos que han regresado a Sijena se encuentran "muy afectados", hasta el punto de que se antoja "complicada" su recuperación. Con todo, según sus palabras, el Gobierno de Aragón hará lo posible para facilitar que los ciudadanos puedan acudir a un espacio público y disfrutar de los bienes de Sijena.

Una pieza extraviada

La consejera Mayte Pérez ha indicado que se ha extraviado una de las piezas, según han comprobado los técnicos que se han encargado del embalaje. Se trata de un lienzo del siglo XVIII dedicado a la Inmaculada, ha detallado Pérez, que ha recordado que en julio de 2016 debían volver a este mismo lugar 53 piezas desde el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y solo lo hicieron 51. Tampoco se sabe dónde se hallan esas otras dos obras.

No obstante, los técnicos aragoneses se llevaron, a cambio, otra pieza también procedente del monasterio, según ha detallado el director del Museo de Lleida, Josep Giralt. "Tenían que recoger 44 piezas, ha habido una que no se ha localizado porque estaba en el Palacio episcopal, estamos buscándola, de todas maneras ellos se han acabado llevando 44".

"Hemos entregado una pieza más del inventario que tenía el Gobierno de Aragón, una pieza de alabastro que formaba parte de unos de los retablos del Monasterio de Sijena que estaba en el almacén, que nosotros teníamos inventariado y que ellos no lo tenían consignado en la orden del juez", ha explicado Giralt.

Diez horas de operativo

El camión del Museo del Segrià a las 14.10 h hacia la localidad oscense tras diez horas de operativo. Sobre las 11.30 h, los bienes ya se encontraban embalados y preparados para ser transportados y poco después empezaron a ser ubicados en el vehículo.

Los técnicos contratados por el Gobierno de Aragón empezaron a catalogar y preparar el embalaje sobre las cuatro de la madrugada del lunes, mientras los vehículos para el traslado esperaban fuera. El operativo se ha desarrollado bajo la protección de la Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra.

La organización juvenil de izquierda independentista Arran, vinculada a la CUP, había llamado a "hacer un café"(una forma de convocar una manifestación) ante el museo para protestar por el traslado y unas 500 personas acudieron a la convocatoria, entre ellos directores de museos de toda Cataluña y museólogos.

En un primer momento, los Mossos han cortado el paso por varias calles cercanas al edificio, lo que ha impedido que se entorpeciera el operativo. Cuando los agentes han intentado ampliar el cordón policial para garantizar la seguridad, los manifestantes se han negado y han comezado las cargas policiales, según ha constatado Europa Press.

Los servicios médicos han atendido a un hombre que ha explicado a la agencia haber recibido un golpe de porra y que presentaba una taquicardia. 

Desde el museo se ha pedido que no se cargue "contra personas que se manifiestan pacíficamente". "Nos llegan noticias de fuera que nos hacen sufrir", han señalado. Después de las cargas y los empujones, en el exterior del edificio se vive una calma tensa.

Los concentrados han coreado "Manos arriba, esto es un atraco", la misma consigna que puede leerse en la pancarta que llevaron hasta la puerta del museo, antes del inicio de las operaciones de traslado.

Los manifestantes han llegado a cortar la rambla de Aragón, principal vía de acceso al museo, al grito de "el museo no se toca" y "fuera fuerzas de ocupación", según publica El Heraldo.

A la concentración se ha acercado el diputado de ERC Joan Tardá. "A pesar de que todo está pendiente de un recurso, el artículo 155 hace posible que hoy las piezas del museo de Lleida sean retiradas con uso, si es necesario, como dice el juez, de la fuerza. Buena prueba de lo que nos esperaría si ganara el tripartito del 155", ha afirmado a través de Twitter.

"Este intento de humillarnos que hoy están ejecutando, que sirva de lección de lo que puede llegar a pasar si esta gente acaba gobernando el país", ha indicado después en declaraciones a los medios. "Lo que no podemos permitir es que se nos gobierne desde Madrid en el siglo XXI", ha insistido.

Hace tiempo que parte de la sociedad civil leridana se manifiesta contra el traslado: en julio, medio millar de personas participaron ante el Museu de Lleida en una concentración convocada por la Plataforma de Entidades Culturales para mostrar su rechazo a la salida de las piezas de Cataluña.

Expirado el plazo

De madrugada, agentes del instituto armado accedían al museo por la puerta de servicio, para la apertura después de la principal y garantizar el cumplimiento judicial que ordena trasladar a Sijena las 44 piezas de arte originarias del cenobio aragonés, tras la sentencia del Juzgado 1 de Primera Instancia e Instrucción de Huesca. El plazo para la entrega terminaba el domingo a las doce de la noche.

El Museo de Lleida ha tratado el traslado del arte a Sijena como un préstamo porque confían en que el Tribunal Supremo dé la razón a Lleida y las obras acaben regresando.

Advertencia a los aragoneses

El director de los Servicios Territoriales de Cultura de la Generalitat en Lleida, Josep Borrell, ha advertido por su parte de que esta operación policial puede perjudicar a los aragoneses que viven en la franja y reciben asistencia sanitaria en la capital del Segrià.

Hay servicios que presta Cataluña a los aragoneses de forma generosa y que se paga, como el servicio sanitario, pero podría ser que nos lo repensáramos"Puede ser que a la gente de Aragón les pase factura, porque hay servicios que presta Cataluña a los aragoneses de forma desinteresada y generosa y que se paga, como el servicio sanitario, pero podría ser que nos lo repensáramos", ha afirmado a las puertas del museo.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Huesca ordenó la devolución de estos bienes pertenecientes al tesoro artístico del Monasterio de Sijena, tras anular la venta por parte de la Orden San Juan de Jerusalén a la Generalitat en 1983.

Tras recibir el requerimiento judicial por la aplicación del artículo 155 de la Constitución, el ministro de Cultura, Iñigo Méndez de Vigo, ordenó la semana pasada retornar las piezas depositadas en Lleida al Monasterio de Villanueva de Sijena.

La Generalitat ya autorizó el regreso de 53 obras del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) a Villanueva de Sijena, en cumplimiento de la orden provisional dictaminada por una juez oscense. El asunto que concierne a estas obras comenzó a dilucidarse hace dos años, cuando la magistrada resolvió a favor de las pretensiones aragonesas y ordenó la devolución.

Recursos de la Generalitat y el Ayuntamiento

La Generalitat recurrió el pasado jueves la providencia del magistrado del Juzgado 1 de Huesca, alegando la inmediatez con la que se ha acordado la fecha de entrega.

El mismo jueves también el alcalde de Lleida, el socialista Àngel Ros, presentó un recurso en la Audiencia de Huesca en el que pedía que "sea anulada la ejecución cautelar del envío de las obras originarias de Sijena, en depósito de la Generalitat de Catalunya en el Museo de Lleida Diocesano y Comarcal".

Ros alegaba que la providencia ha generado una alarma social muy importante en la ciudad, que afecta a las relaciones ciudadanas y a las relaciones de vecindad con los territorios próximos de la provincia de Huesca, donde la colaboración entre Lleida y Huesca ha sido siempre ejemplar, pudiéndose calificar de relación de hermandad, contribuyendo a la relación entre Aragón y Cataluña.

Este lunes, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha acordado no adoptar las medidas cautelares solicitadas en los recursos presentados contra el traslado. El auto considera que "no ha lugar a la adopción de medidas cautelares" solicitadas por la representación procesal del Consorci del Museu de Lleida, Diocesà i Comarcal y de la Diputación de Lleida. Para la sala, la situación de especial urgencia "no deriva de la actividad impugnada, sino de la providencia dictada en los autos de ejecución provisional".

El tribunal considera que no es procedente adoptar las medidas solicitadas porque la situación deriva de una ejecución provisional acordada por los órganos del orden civil "sin que en la misma incida la actividad administrativa que es objeto de impugnación en este proceso".

Las piezas en cuestión

Los 44 bienes del Monasterio de Sijena que la Generalitat de Cataluña debía devolver a Aragón, tras una primera entrega de 51 piezas realizada en julio de 2016, están datados entre los siglos XV y el XVIII.

Entre ellas se encuentran tres cajas sepulcrales de madera pintada de tres prioras del monasterio, una de ellas datada en torno a 1434 y las otras dos en la segunda mitad del siglo XV. Igualmente se halla un banco de madera pintada y un remate con escudo en madera tallada y pintada, ambos del retablo de la Piedad y del siglo XVI.

También hay tablas policromadas del siglo XVIII de Santa Rosa de Lima, Santa Ubaldesca o Gertrudis, Santa Teresa de Jesús y Santa Clara. Entre las piezas se encuentran, asimismo, siete pinturas sobre tela de una serie sobre la Historia del rey David, del siglo XVIII, una pintura sobre tela de un Ecce Homo, del siglo XVII, y otra de una Crucifixión, de la misma época.

Además de otras pinturas sobre tela de los siglos XVII-XVIII, están catalogados cinco altorrelieves en alabastro atribuidos a Gabriel Joly, datados en torno a 1529-1530, con escenas de la vida de la Virgen María y de Jesucristo, y un fragmento de altorrelieve.

Asimismo, hay dos figuras talladas en el mismo material atribuidas al mismo autor y de la misma época, que se encuentran calcinadas y mutiladas, la de San Jerónimo y San Juan Bautista, y fragmentos del mismo material en el mismo estado, como el torso de San Juan Evangelista, la cabeza de San Cristóbal y un conjunto tallado en alabastro, muy calcinado, de la Piedad con otras figuras o Llanto por Cristo muerto.