Los resultados de la película de la Liga de la Justicia no han sido satisfactorios. Aunque la película ha recaudado millones, la cifra está muy lejos de lo esperado. De hecho, esta gran reunión de los héroes de DC Comics ha tardado tres semanas en alcanzar los 570,3 millones de dólares, la recaudación que obtuvo Los Vengadores, la gran reunión de los héroes de Marvel, en su primer fin de semana, según recoge Las Horas Perdidas.

Ante esta insatisfacción, tanto por las cifras como por las críticas, Warner ha decidido reestructurar de forma radical la división que se encarga del universo cinematográfico de Superman, Batman y compañía.

Para empezar, según informa Variety, Jon Berg abandonará este enero su cargo como presidente de la división de producción de DC Films, aunque asún no ha trascendido el nombre de su sustituto. Berg pasará a ser un productor ejecutivo del estudio junto a Roy Lee (La LEGO película, It).

Geoff Johns sí se mantendrá como jefe creativo de DC Entertainment, pero es probable que sus funciones se vean reducidas y no se descarta que quede como mero asesor. Además, sed intentará conseguir una mayor integración de DC Films y Warner.

Tampoco está previsto de momento que Zack Snyder dirija otra película del universo DC y parece complicado que Ben Affleck siga asumiendo el rol de Batman, así que el futuro de la Liga de la Justicia y todos sus personajes es una incógnita.

Al parece, Warner solo salva una cosa: "Justice League sí triunfó en un aspecto importante, presentar con eficacia a Flash y a Aquaman", así que es más que probable que se centren en las aventuras en solitario de estos héroes tratando de alcanzar un éxito similar al que obtuvo Wonder Woman.