Contaminación sobre Nueva Delhi
El esmog producido por la contaminación en el aire dificulta la visión en Nueva Delhi (India). Harish Tyagi / EFE

El Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) instó este jueves a la firma de un "acuerdo mundial" contra la contaminación que incluya a los sectores público y privado, fomente la producción y el consumo sostenibles, e invierta "a lo grande" en tecnologías ecológicas.

El PNUMA lanzó sus propuestas en el informe Hacia un mundo sin contaminación, presentado en Bonn en el marco de la Cumbre del Clima (COP23), una reunión que arrancó la semana pasada y concluye mañana con el objetivo de dotar de "letra pequeña" al Acuerdo de París.

El documento del PNUMA argumenta que se puede fomentar la innovación y contribuir a atajar la contaminación "si se movilizan fondos y se invierte en la promoción de un desarrollo con bajas emisiones de CO2", así como con "una producción y un consumo menos contaminantes".

También considera que "hay que destinar más fondos a la investigación y a la vigilancia sistemática, la gestión y el control de la contaminación y a la infraestructura necesaria para esas tareas".

La agencia medioambiental de la ONU afirma en su informe que "durante demasiado tiempo" se ha considerado que "la lucha contra la contaminación supone un costo económico para la industria y un obstáculo al crecimiento económico", algo que tacha de falso.

"Las tendencias mundiales desmienten esa concepción", asegura el documento, en el que se agrega que "el desarrollo sostenible es la única forma sensata de desarrollo desde todos los puntos de vista, incluido el financiero y económico".

Rentabilidad a largo plazo

"La inversión en tecnología verde es una estrategia para lograr la rentabilidad a largo plazo y la prosperidad universal", afirma la agencia, que destaca el "rápido abaratamiento" de las energías renovables y asegura que los primeros países que sustituyan los combustibles fósiles por las energías solar y eólica obtendrán una ventaja competitiva sobre el resto.

En su opinión, es preciso "un nuevo enfoque de gestión" del sistema económico en su conjunto y del estilo de vida occidental moderno: "hay que promover el consumo y la producción sostenibles fomentando el uso eficiente de los recursos", que de prioridad a "la reducción y gestión de los desechos".

El PNUMA aboga por informar a la ciudadanía, motivarla para reducir su huella contaminante

El PNUMA cree asimismo que es necesario "liderazgo político y alianzas" para que salga adelante un acuerdo mundial contra la contaminación que garantice "la colaboración de las instancias más altas".

La prevención, argumenta el texto, "se convertiría en una prioridad para todos y se alentaría" a la clase política y empresarial "a integrar la prevención en la planificación nacional y local", en "los procesos de desarrollo" y en "las estrategias empresariales y financieras".

También se resalta la importancia de fortalecer el gobierno multilateral en el ámbito medioambiental y de adoptar medidas "dirigidas específicamente a los contaminantes más agresivos", mediante la evaluación de riesgos y una aplicación más rigurosa de la legislación ambiental.

Además, el PNUMA aboga por informar a la ciudadanía, motivarla para reducir su huella contaminante y "promover el compromiso de los sectores público y privado con las estrategias más audaces de lucha contra la contaminación".

En este contexto, la agencia de la ONU apuesta por el optimismo y pide "apuntar mucho más alto" aprovechando la coincidencia de cuatro factores que, combinados, pueden dinamizar la transformación que exige.

Estos factores son una creciente concienciación ciudadana, un conocimiento científico más certero sobre los efectos de la contaminación y un desarrollo tecnológico avanzado y unos agentes financieros más sensibilizados con la cuestión medioambiental.