Juana Rivas: "Volver a ver a mis hijos es un pasito para tener su custodia completa"

Imagen de archivo de Juana Rivas en los juzgados de Granada.
Imagen de archivo de Juana Rivas en los juzgados de Granada.
EUROPA PRESS

La Justicia de Italia ha ordenado este martes a Francesco Arcuri entregar a sus hijos, de 11 y 3 años, a Juana Rivas para que pueda estar con ellos hasta este miércoles a las 15:00 horas, momento en el que Rivas cogerá un avión desde Cagliari, capital de la isla italiana de Cerdeña, de vuelta a España.

Así lo ha decidido el juez de un juzgado civil del Tribunal de Cagliari, encargado del proceso sobre la custodia de los menores, han confirmado la letrada de Rivas en Italia, María Eugenia Álvarez, y el abogado que ha viajado con ella desde España, Juan Manuel Pérez García, al término de la vista. "Voy a ver a mis niños", declaró Juana Rivas, visiblemente emocionada, a la salida del tribunal.

Rivas pudo reencontrarse finalmente con ellos después de dos meses sin verse. "Estoy muy feliz, es un pasito para que esto sea una normalidad, como siempre ha sido, estar cerca de ellos y disfrutar y no tener miedo de separarnos", reconoció en una entrevista con medios españoles antes de ir con ellos "al parque de atracciones".

La madre de Maracena se mostró convencida de que el proceso le dará la razón y de que en el juicio se le conceda "la custodia completa" de sus hijos. "He visto que el juez me entendía. Yo no quiero separarlos de nadie, pero quiero la custodia entera porque velo por ellos, porque mi felicidad es que ellos estén bien y es lo que voy a luchar siempre", apuntó.

Tanto ella como Arcuri han comparecido en la primera vista del proceso sobre la custodia de los menores que tiene lugar en la corte de Cagliari. Era la primera vez que ambos se encontraban desde agosto. "Me he sentido un poco inquieta, pero al verlo ya no lo he vuelto a mirar. Yo he ido a lo mío", ha recordado Rivas.

Arcuri no entregó a los niños cuando Rivas llegó a Italia

Rivas gozaba de un permiso judicial, solicitado por su letrada en Italia, que le permitía reunirse con sus hijos durante el tiempo que permaneciera en el país, es decir, desde este lunes y hasta el miércoles. Sin embargo, fuentes próximas a Rivas lamentaron el lunes que no fueron entregados cuando la madre llegó, por vía aérea, a Cagliari.

Por ello, la defensa de Rivas ha presentado este martes una denuncia ante la Policía italiana por "posible delito de desobediencia por incumplimiento de la orden del juez", confirmó el abogado de la mujer en España, Pérez García.

Por su parte, el letrado de Arcuri en España, Enrique Fabián Zambrano, ha rechazado en un comunicado que su cliente hubiera incumplido la orden y ha afirmado que el auto no establecía "lugar de recogida ni entrega de los hijos comunes".

Ha señalado que, "por tanto, en ausencia de dicha orden, conforme a los principios jurisprudenciales italianos, dichas acciones deberán realizarse por el padre (en este caso, madre), que tiene el derecho de visitarlos, en el domicilio familiar". "Domicilio —agregó— que se halla, por resolución judicial que le otorgaba la guarda y custodia provisional a don Francesco Arcuri, en Carloforte, a casi tres horas en coche y ferry, de Cagliari".

Carloforte es una pequeña isla situada al sur de Cerdeña en la que residen actualmente los menores y su padre, que cuenta con la custodia provisional de los niños.

El abogado de Arcuri en Italia justificó, por su parte, que los niños no fueron llevados este lunes ante Juana Rivas porque los términos debían ser acordados entre ambas partes, y eso no ha sucedido hasta este martes. "Los acuerdos se han definido hoy entre ambas partes y el juez lo ha dispuesto así. No ha habido ningún impedimento por parte de mi cliente", subrayó.

El juicio por la custodia

Las desavenencias sobre la entrega de los hijos han centrado la primera sesión de este juicio que determinará a quién de los dos padres les corresponde la custodia de los menores, asunto que no se ha abordado este martes, sino que se estudiará en las próximas citas judiciales, puntualizó el abogado de Rivas en España.

La primera vista ha sido "una especie de audiencia preliminar", explicó Pérez García, en la que ambas partes presentaron "diligencias probatorias" para preparar "todas las circunstancias que se van a dar en el procedimiento". Momentos después, el juez llamó a comparecer tanto a Arcuri como a Rivas para preguntarles sobre qué había pasado con la entrega de los niños.

El pasado 28 de agosto, Rivas acató una orden judicial en España y entregó a sus hijos a Arcuri, después permanecer casi un mes en paradero desconocido. Actualmente, Arcuri cuenta con la guarda y custodia provisional de los menores y Juana Rivas tiene derecho a un sistema de comunicación por videollamada diaria. El padre reclama mantener la custodia y el pago de 500 euros mensuales por parte de la madre hasta que sean mayores de edad.

En paralelo, se interesará que la justicia española condene a Rivas al abono de los aproximadamente 21.000 euros que ha gastado Arcuri por el proceso, la estancia y la pérdida patrimonial derivada de tener que permanecer en España más tiempo de lo previsto en tanto que ella estuvo casi un mes ilocalizable sin entregarle a los niños, un hecho por el que continúa investigada por el Juzgado de Instrucción 2 de Granada.

Esta es la primera vez que Rivas puede ver a sus hijos desde agosto y también ha sido la primera vez que ha vuelto a ver a Arcuri, condenado en 2009 por lesionarla y a quien Juana denunció nuevamente por maltrato en julio de 2016.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer 2 de Granada ha decidido recientemente no reabrir las diligencias previas ni adoptar las medidas cautelares que había solicitado Juana Rivas por unos presuntos malos tratos que se produjeron entre 2013 y 2016 en Italia, al entender que la jurisdicción competente es la italiana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento