Cercanías Barcelona
Un tren de Cercanías pasa por la estación de Bellvitge. Toni Garriga / EFE

Los trenes de las líneas de Cercanías C-2 sur, C-7 y C-10, que han estado 42 días sin funcionar, circulan hoy sin problemas, tras la reapertura el pasado sábado de las dos vías que cubren el tramo afectado por las obras del AVE, entre las estaciones de Sants y Bellvitge, en Barcelona.

Sin embargo, ha habido una avería que ha provoca 

 

Sólo se han producido retrasos de cinco minutos en la línea C2-Sur

Fuentes de Renfe han informado que la normalidad es la tónica general en la mañana de hoy, si bien se han producido pequeños retrasos de cinco minutos en algunos trenes de la línea C-2 sur.

 

 

En la estación de Sants, el ambiente también es hoy de total normalidad, con mucho tráfico de pasajeros y numerosos informadores que atienden las dudas de los viajeros en catalán, castellano e inglés.

Muchos de los usuarios del ferrocarril desconfían aún de que esta normalidad sea duradera dado el historial de averías y retrasos en estas líneas en los últimos dos años.

Satisfacción

En general, los viajeros preguntados se muestran satisfechos con la reapertura de las tres líneas de Renfe Cercanías, ya que es mucho más cómodo llegar directamente a Sants que el transbordo a los autobuses que durante más de un mes han debido realizar miles de usuarios.

No obstante, las personas, que utilizan habitualmente Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña, no podrán volver a acceder al centro de Barcelona por la línea de Igualada hasta el próximo mes de febrero, cuando se prevé que esté totalmente reparado el túnel por donde discurre.