La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles.
La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles. EFE/Ballesteros

El PSOE aplaza la interpelación a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y su posterior reprobación por su gestión del 1 de octubre y por las cargas policiales durante la jornada de votación. Según explicó este martes la portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, el motivo es que este miércoles acudirá a la Cámara Baja el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y que ambas citas iban a coincidir.

Los socialistas anunciaron el martes pasado que se interpelaría a la número dos de Rajoy y que después, salvo que ésta fuera capaz de ofrecer "explicaciones clarísimas" sobre lo ocurrido, se pediría su reprobación. Fuentes del grupo parlamentario subrayaron que la medida era "absolutamente oportuna" porque la vicepresidenta fue incapaz de impedir la votación suspendida por el Tribunal Constitucional y porque las imágenes "duras" cargas policiales dieron "la vuelta al mundo".

El PSOE posterga ahora la interpelación, primer paso para la posterior reprobación. "Hemos pedido el aplazamiento porque mañana mismo viene el presidente del Gobierno, vamos a escuchar al presidente del Gobierno", dijo Margarita Robles en los pasillos del Congreso de los Diputados. Preguntada por si podría acabar retirándose la iniciativa parlamentaria, replicó: "En función de lo que diga el presidente tomaremos decisiones, de momento sólo se ha pedido el aplazamiento".

Robles, por lo demás, aprovechó para llamar a la "responsabilidad" al president de la Generalitat, Carles Puigdemont, a quien recordó que "dentro del marco constitucional" caben "todas las posibilidades de diálogo", incluso aquellas que conducen a la reforma de la propia Carta Magna. La portavoz parlamentaria exigió al líder del Govern que "no divida a los catalanes" y que no rompa más "la convivencia entre todos los catalanes".

Moción de Podemos

En las próximas horas, el PSOE deberá decidir además el sentido de su voto a una moción de En Comú Podem –los diputados catalanes del grupo parlamentario de Unidos Podemos– en la que se "rechaza la aplicación de medidas excepcionales" como "por ejemplo la activación del artículo 155 de la Constitución o decretar el estado de excepción", además de criticar la actuación "negligente" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El grupo morado tenía prevista inicialmente otra moción para preguntar "sobre los planes del Gobierno para superar la crisis actual con Cataluña", pero a primera hora de este miércoles cambió el texto para forzar a todos los grupos a posicionarse sobre el artículo 155 de la Constitución. La moción que finalmente llegará al Pleno también pide la dimisión de Rajoy si se confirma su "incapacidad para abrir vías de diálogo" y por ser el "máximo responsable" de las cargas policiales del 1-O.

Preguntada por esta iniciativa parlamentaria, Robles dijo poco después del mediodía de este martes que no se había decidido aún el sentido del voto y que, en todo lo relativo a la posible aplicación del artículo 155, "el PSOE ha dicho hasta la saciedad que va a esperar a que sucedan los acontecimientos". "El PSOE no va a actuar en función de hipótesis", recalcó Robles.

Fuentes parlamentarias señalaron a 20minutos que ningún representante de En Comú Podem se ha puesto en contacto con el PSOE para explicarles su iniciativa ni pedirle su apoyo, una práctica habitual en estos casos. Fuentes de la confluencia catalana del grupo morado admitieron que es posible que el PSOE "se haya enterado por la prensa" de la iniciativa, pero consideraron que en el texto "no hay nada que no puedan apoyar".