ETA atenta de nuevo
Agentes de las fuerzas de seguridad españolas permanecen en la fontera de Biriatu, entre España y Francia, tras el atentado terrorista. EFE / Juan Herrero

Los tres miembros del comando de ETA que ha asesinado a un agente de la guardia civil y herido gravemente a otro en el sur de Francia se han separado durante su huida y ahora circulan en dos coches distintos, han informado fuentes de la investigación que siguen tras su pista.

Los autores de los disparos, dos hombres, huyen juntos, mientras que la mujer que les esperaba ha tomado otro vehículo, según estas fuentes. Los terroristas han huido del centro comercial de Capbreton en el que han cometido el atentado en un Volkswagen Golf de color gris en el que les estaba esperando la mujer.

Mujer y niño, liberados

Tras recorrer unos 70 kilómetros, se apoderaron de otro que estaba ocupado por una mujer y un niño, a los que han liberado poco después. En ese momento el comando se ha dividido en dos y sus integrantes han continuado su huida en direcciones distintas: hacia el norte y hacia la frontera española.

Las fuentes consultadas han señalado que los primeros datos de la investigación permiten concluir que el atentado no ha sido planificado, sino que los etarras, que habían detectado a los agentes, han decidido sobre la marcha disparar sobre ellos.

Los terroristas abandonaron en la localidad de Haut Mauco, cerca de Mont-de-Marsan (Las Landas), el coche en el que se habían dado a la fuga y allí robaron un Peugeot 307, secuestrando a la conductora y a un niño a los que liberaron posteriormente cuando se dirigían hacia Burdeos, antes de proseguir su huida. La mujer ha denunciado los hechos y facilitado los datos de su vehículo a la Policía francesa, que ha desplegado un amplio dispositivo de búsqueda.